Rossetti y la apertura de la moratoria: "Estamos dispuestos a llegar a las últimas consecuencias".

El secretario general del Sindicato de Trabajadores y Obreros Municipales recordó los huevazos que recibieron los concejales el año pasado y asoció directamente la aprobación de los beneficios de pago con el aumento de sueldos.
Una semana después de haber ingresado al Concejo Deliberante, la apertura de la moratoria propuesta por el Municipio promete convertirse en uno de los temas más polémicos del año.

Es que el Sindicato de Trabajadores y Obreros Municipales prometió presionar "hasta las últimas consecuencias" a los concejales para la aprobación de un proyecto que, consideran, garantizará los aumentos salariales para los empleados que dependen del Municipio.

Las explosivas declaraciones salieron de la boca de Daniel Rossetti, secretario general del gremio, en una picante entrevista con TeleNoticias, el noticiero de TeleJunín.

"Llegar hasta las últimas consecuencias"; "ir al Concejo a presionar" y "esperemos que no tengamos que llegar a eso" fueron algunas de las frases más fuertes del sindicalista, que tampoco tuvo tapujos en mencionar el escándalo de septiembre pasado, cuando empleados municipales atacaron con huevazos a los concejales.

Más adelante en la entrevista dijo que sus dichos no incluían agredir a ninguna persona, pero nunca renunció en su vehemente reclamo a los concejales.

Mientras tanto, la con-tadora Malena Baro, secretaria de Economía del Municipio, recibirá mañana a los ediles para explicar los alcances de la propuesta que incluye facilidades de pago y descuentos de intereses para morosos dispuestos a pagar.

Por ahora, la vinculación entre la aprobación de la moratoria y los aumentos de sueldos -en la que se basa Rossetti para insistir en su reclamo-es sutil. La única referencia que hubo en ese sentido fue de la propia Baro. "El plan de pagos que proponemos es una medida más para afrontar mayores costos que se vienen como, por ejemplo, un posible aumento de sueldo", había dicho anteayer la contadora.

La moratoria

Para el sindicalista, que en momentos de la entrevista pareció absolutamente alineado con el Ejecutivo, la asociación es más explícita. "Creemos que una moratoria sería factible porque mantendría la recuperación salarial en tiempo y forma de aquí a fin de año", dijo al principio del diálogo.

Unos minutos después, comenzó a hablar sobre la situación con los ediles. "La situación en el Concejo Deliberante comenzó a tornarse difícil. Algunos bloques han salido a decir que sería una falta de respeto para los contribuyentes que están al día otra moratoria. Hay que hilar muy fino para decir esto", criticó.

"Nosotros creemos que se tiene que aprobar porque sería una seguridad para los empleados de que podamos cobrar aumento salarial", argumentó.

-"¿Ronda el fantasma de septiembre?", preguntó en ese momento la periodista Claudia Birello al hacer referencia a la sesión suspendida por los huevos que lanzaron contra los concejales.

-"No sé, pero los compañeros están muy molestos por ese tema y están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias para que tengamos el aumento salarial", contestó Rossetti.

-"¿Qué significa esto?", retrucó la periodista.

-"Que si tenemos que ir al Concejo a presionar lo vamos a hacer, como lo ha hecho algún gremio por el aumento de tasas (en referencia al escándalo en el Concejo). La gente nos va a acompañar porque ya hemos hecho un sondeo y están muy molestos. Algunos me preguntan si estamos apoyando al Ejecutivo: obviamente que no, estamos apoyando un aumento salarial. Si el Ejecutivo se opone a la suba tendríamos que presionar al Ejecutivo. En este caso están embarrando la cancha desde el Concejo Deliberante. No meto a todos en la misma bolsa, pero ya empezó a haber situaciones que no nos están gustando", advirtió Rossetti.

-"¿Decir que están dispuestos a llegar a las últimas consecuencias y recordar lo que fue septiembre no es lo mismo?", repre-guntó Birello.

-"Esperemos que no tengamos que llegar a eso", contestó.

-"¿Esa protesta no excedió los límites de lo previsto o de lo lógico con los huevazos, por ejemplo?"

-"Nosotros no tiramos huevazos, tiramos bombas (por elementos de estruendo). Fue una protesta desmedida para tratar de finalizar con esa sesión que al final terminó con el aumento de tasas. En ese momento se decía que no, pero cuando se presionó por los mayores costos se aumentaron las tasas", afirmó Rossetti.

-"¿Una protesta desmedida y llegar hasta las últimas consecuencias no es lo mismo?", insistió la periodista.

-"Puede ser. En el caso nuestro llegamos hasta las últimas consecuencias pero no agredimos a ninguna persona. Desde el lado de nuestro gremio no llegaríamos a eso. Esperemos que los concejales tomen conciencia de lo que se está reclamando: no es un aumento de tasas, es simplemente la posibilidad de dar facilidades de pago a aquellos que no han podido pagar", terminó.

Comentá la nota