Rosedal Anexo: 44 familias llevan 17 años sin poder escriturar sus casas

Quieren pagar las viviendas sociales que recibieron, pero dicen que el municipio las valuó muy caras.
Pese a que la Municipalidad de Córdoba y el Gobierno provincial están desarrollando acciones para regularizar planes de viviendas sociales, 44 familias de barrio Rosedal Anexo no tienen cabida en estos programas y siguen luchando para poder escriturar las casitas que les entregó el Estado municipal el 28 de abril de 1992.

La Municipalidad nunca les cobró las viviendas a las familias, aunque debían pagarlas. Aseguran que en incontables oportunidades pidieron que las incluyeran en un plan de pago en cuotas, sin lograr respuestas.

Llama la atención que el problema de las familias lleva más de 17 años –poseen tenencia precaria de las viviendas– y desde entonces ninguna gestión municipal se ocupó de encontrar soluciones. Sólo la administración de Daniel Giacomino "se interesó", admiten los vecinos. Pero plantean que puso una "traba" crucial: pretende actualizar el precio de las casas a valores que las familias no pueden pagar.

"En 1996, Arquitectura municipal determinó que las viviendas costaban 12 mil pesos; la gestión giacominista nos quiere cobrar 32 mil pesos", dijeron.

"Se trata de viviendas sociales y el municipio nos quiere cobrar 1.200 pesos el metro cuadrado, como si fueran casas residenciales", se quejan las familias.

Plantearon que un de Hábitat municipal les dio las siguientes opciones de pago de las casas: 150 cuotas de 400 pesos o 300 cuotas de 200 pesos. "No podemos afrontar semejantes cuotas", sentencian.

Las viviendas en cuestión están situadas en calle Olegario Correa, entre Lagunilla y avenida Antártida, y en calle José Echeverría, entre Octaviano Navarro y Antártida. Al momento de su entrega –sin terminación– poseían apenas 25 metros cuadrados, distribuidos en un monoambiente y un baño. Pero sus beneficiarios les efectuaron mejoras y las ampliaron.

Las casas iban a ser entregadas a personas de la villa Los 40 Guasos, pero como muchos vecinos de la zona sudoeste de la ciudad de Córdoba se resistieron (Matienzo, Parque Capital, Rosedal) se cambió el destino de las unidades habitacionales. Así, se las dieron a las 44 familias que estaban en lista de espera.

Los terrenos donde están ubicadas las viviendas son mallinosos y hubo que rellenarlos. No obstante, hay casas agrietadas.

El mayor anhelo: ser dueños Las familias de Rosedal Anexo solicitan que el Estado intermedie para que puedan escriturar y convertirse en dueños de sus casas. Hoy ni siquiera tienen boletos de compraventa.

El loteo donde viven las familias no está aprobado. En Catastro municipal, el lugar figura como espacio verde. "No existimos", advierten los vecinos, al tiempo que solicitan la regularización del loteo.

Asimismo, opinan que sería "razonable" que cada vivienda sea valuada en poco más de 18 mil pesos. Si así fuera, podrían pagar 150 cuotas de 120 pesos o 300 cuotas de 60 pesos. Incluso en el 2000 hubo una propuesta para que pagaran 235 cuotas de 80 pesos o 470 cuotas de 40 pesos.

Las familias de Rosedal Anexo dicen sentirse "discriminadas" porque en barrio Ampliación Matienzo hay grupos familiares que están pagando sólo 40 pesos de cuota para acceder a su vivienda. "Encima, les van a condonar los intereses", rezongan.

Las familias comentan que presentaron cantidades de expedientes a las administraciones municipales de Rubén Martí, Germán Kammerath, Luis Juez y ahora a la de Giacomino. Pero nunca tuvieron soluciones.

"Queremos que nos cobren lo que corresponde y en cuotas accesibles, ya que en este loteo hay muchos desocupados y jubilados, además de empleados municipales, provinciales y de la actividad privada", sostienen.

Comentá la nota