Rosario pasará a tener una de las tarifas de taxis más caras del país

De no mediar sorpresas, el Concejo aprobará hoy un aumento de la tarifa de taxi.
La bajada de bandera pasará de 3,20 a 3,60 pesos y la ficha de 15 a 17 centavos cada 100 metros. Y esto sólo para el servicio diurno. También se incrementará el precio por el servicio nocturno, que pasará a costar 3,90 la bajada de bandera y 19 centavos cada cuadra. Además, si se pide un radiotaxi por teléfono, el precio sube 80 centavos. De este modo, Rosario se sitúa como la tercera ciudad con viajes más caros del país.

En comparación con otros centros urbanos (Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Paraná), Rosario ocupa el tercer puesto en el valor de las tarifas de servicios públicos puerta a puerta.

Al tope del ranking está Paraná (Entre Ríos), seguida por Buenos Aires. Desde la Sociedad de Taxis de la capital entrerriana puntualizaron que la bajada de bandera cuesta 3,25 pesos y la ficha por cada 130 metros, 25 centavos. "Nosotros siempre logramos la mejor tarifa", manifestaron con orgullo. "Es porque la Municipalidad entiende que tuvimos tres aumentos de gasoil en lo que va del año", señalaron.

En esa ciudad el último aumento entró en vigencia el 10 de septiembre del año pasado. A diferencia de Rosario, no existe tarifa más cara para los servicios nocturnos, los fines de semana y los radiotaxi.

Diferencias. Al comparar llama la atención que Rosario sea la única metrópoli en la que se cobra un plus por contratar un servicio por teléfono. En las demás ciudades ni se les ocurre hacer esta diferencia.

Tampoco es común cobrar más caro por los viajes nocturnos. Sólo en Mendoza y Rosario ocurre esto.

En comparación, el centro urbano más barato es Córdoba. Allí la bajada de bandera, que cubre cuatro cuadras, es de 3,25 pesos y la ficha por cuadra, 16 centavos.

Flota rejuvenecida. Lo concreto es que en Rosario viajar en taxis será más caro, pero la pregunta es si ese aumento redundará en un mejor servicio. El director general de Transporte, Henry Fabro, aseguró que los taxis de la ciudad "están en condiciones" y se cuenta con una flota "rejuvenecida" . "El promedio de renovación de los autos es de cinco años, cuando la normativa exige que se cambien a los 10", señaló.

El funcionario aseguró que "todos efectúan el control obligatorio cada mes". Allí se verifica que tengan los papeles al día y que estén en buen estado para circular. Los que no pasan la prueba son multados y en algunas ocasiones se les retira la chapa, por lo cual no pueden funcionar como taxis. En casos extremos se llega a trasladar el móvil al corralón.

Se revisa que tengan cinturón de seguridad y apoya- cabezas. Para este verano también se tendrá en cuenta que funcione el aire acondicionado.

En cuanto a la falta de coches, el funcionario señaló que "las 500 chapas nuevas deberían circular las 24 horas". Para ello se están realizando controles por GPS, donde se puede ver el estado del taxi: si está ocupado, por dónde está circulando o si está detenido.

Además, "a través de los relojes se puede verificar la cantidad de horas trabajadas", explicó. No obstante, no son pocos los usuarios que se quejan por lo difícil que es encontrar un taxi en una hora pico. Además, ahora deberán hacer un esfuerzo extra y solventar con sus bolsillos uno de los servicios más caros del país.

Comentá la nota