Rosario impulsa un lobby nacional para evitar otro aumento del boleto

Ante un inminente aumento salarial de los choferes de colectivos, funcionarios rosarinos se reunirán el viernes en Mar del Plata con sus pares de Neuquén, Córdoba, Santa Fe, Corrientes y Tucumán para suscribir un documento conjunto a fin de equilibrar el reparto de subsidios que la Nación distribuye en todo el país.
Si fracasan la negociaciones, el costo "técnico" del boleto en Rosario se elevará a 2,01 pesos, provocando un desfasaje de 40 centavos con la tarifa actual.

   Para el transporte vale aquella frase común que resuena en los despachos oficiales del interior: "Dios es argentino, pero atiende en Buenos Aires". Es que el método Amba (Area Metropolitana de Buenos Aires), que aplica una compensación inmediata a los colectivos porteños cada vez que hay un aumento salarial para sus choferes, se queda en la Panamericana y no cubre los alicaídos sistemas de transporte de las principales ciudades del interior.

   Pasándolo en limpio: el Régimen de Compensaciones Complementarias (RCC) suministra una inyección de dinero en subsidios en el Amba que explica por qué, en territorio porteño, tarifa baja y servicio eficiente no son obra de un milagro.

   Distinta es la situación de las ciudades del interior del país. Es más, si se cumple con la firma del convenio nacional por el cual los choferes cobrarán un 21 por ciento de aumento salarial remunerativo y retroactivo a marzo, las finanzas del sistema de transporte público de Rosario comenzarán a complicarse más de lo que están.

   Ante este panorama, cuadros técnicos del municipio viajarán este viernes a Mar del Plata, en donde junto a los anfitriones y funcionarios de Tucumán, Neuquén, Córdoba, Santa Fe y Corrientes suscribirán un documento en el que volverán a exigir un reparto equitativo de subsidios nacionales para evitar aumentos de tarifa del transporte público.

Subsidios equitativos. La premisa fundamental del documento que se firmará en Mar del Plata y que luego será elevado al secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, pasa por lograr que todas las ciudades del país usen el mismo coeficiente y las mismas variables de distribución que Buenos Aires. En otras palabras, un mismo patrón de reparto para todas las jurisdicciones que rompa con la inequidad que otorga el Régimen de Compensaciones Complementarias (RCC) a los coches porteños.

   Ya en marzo pasado, las sumas no remunerativas que recibieron los choferes (entre 300 y 400 pesos mensuales) fueron acordadas no sólo por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y la Federación de Transportistas de Pasajeros (Fatap), sino que también participó el Estado nacional.

   Y es de suponer que un futuro aumento de sueldos será cubierto en todo el país con más subsidios provenientes del Sistau (alícuota al gasoil) y mayor asignación presupuestaria.

   Ahora, de no ser así, una estimación oficial arrojó la hipótesis de cómo impactaría el aumento a los choferes en la tarifa "técnica" del transporte rosarino: llevaría los costos a 2,01 pesos, lo que equivale a un desfasaje de 40 centavos respecto del boleto actual.

Las opciones. Tomando la totalidad de los recursos que maneja Schiavi, existen distintas posibilidades de reparto. Si se distribuyen los fondos por cantidad de colectivos, Rosario pasaría de recibir 8.100 pesos mensuales a 12.550 pesos al mes por cada coche.

   Si se elige asignar el total del RCC y las compensaciones provinciales, los coches locales recibirían 13 mil pesos al mes de subsidios. Otra variante es juntar el Sistau y las últimas variables y distribuirlas por el Coeficiente de Participación Federal (CPF). En este caso, se aumentaría el aporte a 15 mil pesos por unidad. Finalmente, si se aplican estos tres ítem y se distribuyen por kilómetro recorrido, a las unidades locales les equivaldría unos 13 mil pesos.

   Del análisis de los escenarios propuestos, se desprende que el reparto sería más equitativo. Pero hasta el momento eso no ocurre y, de seguir así, el fantasma de un aumento de boleto comenzará a pasearse otra vez por Rosario.

Comentá la nota