Rosario al horno: volvió a faltar el agua y hubo cortes de luz y piquetes

Las altas temperaturas y el calor de la protesta social dejaron ayer a Rosario inmersa en una jornada agobiante.
El acueducto que colapsó en Dorrego y Rueda fue reparado pero recién hoy a la madrugada quedará normalizado el servicio en las zonas sur y suroeste. A ello se agregó una falla en una subestación transformadora de energía en Tucumán y Corrientes que afectó a 17 manzanas. En el centro, hubo piquetes frente a los ministerios de Educación (Gaboto y Alem) y de Desarrollo Social (Sarmiento y Mendoza) y otras protestas provocaron cortes en la Circunvalación. Así, el tránsito se tornó más caótico que de costumbre.

En efecto, se sumaron manifestaciones de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) en Juan José Paso y Travesía, y en la puertas de Gobernación (Santa Fe y Dorrego), donde se instalaron los empleados de la firma General Motors (ver sección Economía).

Además, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (Mijd), liderado por Raúl Castells, tomó la sede Educación (Alem y Gaboto) en demanda del pago de más de cien becas secundarias que dejaron de cobrar.

Fue un viernes caliente desde todo punto de vista. Porque si bien el desperfecto en la Estación C de bombeo de Aguas Santafesinas fue solucionado, las cañerías tardaron en ser abastecidas.

A tope. "Volveremos a la normalidad". Sin titubeos, el gerente para la zona sur de la empresa, Juan Abaca, aseguró que en la madrugada de hoy el acueducto estará al ciento por ciento de su capacidad. De este modo, los barrios de los distritos sur y suroeste junto a Villa Gobernador Gálvez volverán a contar con presión normal en sus canillas y en los tanques y cisternas. El calor y el alto consumo impidieron que la red pudiera recuperarse totalmente, pese a que el empalme del tramo dañado se concretó a las 5, en plena madrugada.

"A la noche, cuando baje el consumo, recuperaremos los volúmenes de presión en las viviendas afectadas", estimó Abaca.

Al ansiado empalme del acueducto le siguió la apertura progresiva de las cuatro bombas que componen la estación.

En el operativo de unión de ambas partes del caño, junto al reparto de agua en bidones y cubas, participaron a unas 100 personas. En algunos barrios hubo aglomeraciones de los vecinos desesperados por obtener agua.

Fisura. A las pocas horas de la puesta en marcha, el caño averiado registró una pequeña fisura en un lateral antes de que se cerrara el pozo. Ya por la noche, los técnicos se disponían a taponar el hueco sin averías. Y estaba previsto hormigonear las dos cabeceras y luego reconstruir la esquina muy dañada en los cordones y las losas de superficie. Desde Aguas Santafesinas estimaron que las tareas demandarán 10 días, para luego dar paso a la rehabilitación del tránsito vehicular en la esquina.

"La presión está bombeando al máximo. Hubo turbiedad en la periferia de Rosario, por lo que se debieron purgar las cañerías", explicó Abaca.

Falla eléctrica. Como si la falta de agua no hubiera sido suficiente, una explosión en la subestación transformadora de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) de Tucumán y Corrientes dejó sin servicio a 17 manzanas del centro. Los dos sectores afectados fueron Tucumán, Entre Ríos, Urquiza e Italia, y Salta, Dorrego, Urquiza y Alvear.

Una doble falla afectó la alimentación normal y la reserva del distribuidor subterráneo de media tensión, provocando una fuerte explosión y daños en las puertas del lugar.

Según precisó el gerente de Relaciones Institucionales de la EPE, Raúl Stival, se trabajó en la reposición del servicio "a todos sus recursos humanos", y estimó que la energía volvería de manera progresiva y estaría normalizada la situación hacia horas de la madrugada.

Comentá la nota