Rosario y La Capital fueron la clave del triunfo de Reutemann

La clave del triunfo de Carlos Reutemann en la provincia hay que buscarla en los resultados que se dieron en dos departamentos: Rosario y La Capital.
Reutemann perdió en Rosario, como era de manual, pero achicó una brecha que, de haber mantenido los guarismos de la histórica paliza que recibió el PJ en 2007, lo hubiese condenado a una segura derrota en la provincia. En la capital provincial se impuso holgadamente, algo que no parecía sencillo porque dos años atrás se registró allí un resultado muy estrecho. Y, además, porque ahora el gobierno municipal está en manos del radical Mario Barletta, del Frente Progresista.

No se puede soslayar que cuando el Frente Progresista ganó las legislativas de hace dos años tuvo una carta ganadora: llevó a Hermes Binner en la misma boleta. El "efecto Binner" se trasladó a los candidatos del Frente. El gobernador arrasó en la provincia con el 48,71 % (864 mil votos) e hizo trepar a sus diputados hasta el 44,57%. El domingo Rubén Giustiniani estuvo cuatro puntos por debajo de aquel registro. Y Reutemann se impuso con el 42,26%.

Rosario y, en menor medida, La Capital, fueron determinantes en el triunfo de Binner. En Rosario aventajó por 25 puntos al Frente para la Victoria de Rafael Bielsa, un caudal que lo puso a cubierto de cualquier contingencia en el resto de la provincia. El final departamental fue lapidario: 57,79% a 32,41%.

Pero la ola binnerista no se detuvo allí. En el departamento La Capital tuvo un excelente desempeño, aunque no le alcanzó para ganar. En un reducto tradicionalmente refractario a todo lo que huele a rosarino, el Frente Progresista consiguió el 40,78% de los sufragios y quedó muy cerca de Bielsa. En la puja de Diputados los guarismos descendieron, aunque no las diferencias: 38,56% a 36,89% para el PJ. El Frente Progresista se quedó con la intendencia de la ciudad de Santa Fe.

Ahora Reutemann se impuso en 15 de los 19 departamentos; quedó segundo en Constitución, San Lorenzo, General Obligado y Rosario. Su lista de diputados perdió, además, en Caseros y San Cristóbal.

En Constitución, Lole cayó por menos de un punto y en San Lorenzo por dos. La mayor diferencia para Giustiniani se dio en Rosario y en General Obligado: entre ambos, sacó una ventaja de 95 mil votos.

Por eso resultaron determinantes los 23 puntos de diferencia que Reutemann consiguió en La Capital , ya que le permitieron descontar 55 mil votos. Con una elección como la de 2007, sus chances se hubiesen esfumado.

En Rosario la elección reutemista fue casi un calco de la del PJ en 2007: sacó 31,96%, apenas un punto por encima. Pero se vio favorecido porque Giustiniani sólo llegó al 45%, mientras que dos años atrás los legisladores frentistas sumaron 55% de los sufragios.

Es cierto que Binner fue otra vez el eje de la campaña del socialismo, pero esta vez su nombre llegó sólo hasta la puerta del cuarto oscuro. Y Reutemann estuvo adentro.

Comentá la nota