Rosario busca cubrir con subsidios otro aumento a los colectiveros

De no haber contramarchas de último momento, los choferes de colectivos tendrán un aumento del 21 por ciento sobre el sueldo, retroactivo a marzo. Así surge de un convenio nacional con validez para el transporte urbano local y que impactará sobre un sueldo inicial de 4.300 pesos de bolsillo por cada colectivero. Cabe aclarar que la Unión Tranviarios Automotor (UTA) había logrado el cobro de sumas no remunerativas de entre 300 y 400 pesos mensuales por trabajador durante los últimos cinco meses.
Según reprodujeron ayer medios nacionales, el aumento en los convenios laborales de choferes y ferroviarios (incluye subtes y trenes porteños) será absorbido por mayores subsidios. Este 21 por ciento de incremento retroactivo a marzo tendrá como contrapartida un desembolso extra de 38 millones de pesos mensuales que se cubrirán con mayor presupuesto de las arcas nacionales y del fondo Sistau (alícuota que se cobra al gasoil y se destina al transporte público).

   La Capital pudo consultar ayer a la dirigencia de UTA local, quienes no tenían información al respecto, pero se indicó que "se estaba en avanzadas conversaciones a nivel nacional para lograr el aumento".

   Hasta el momento, el gremio de los choferes había logrado una suba de entre 300 a 400 pesos mensuales no remunerativos desde marzo a agosto, que se agrega al bolsillo de los choferes.

En conversaciones. El subsecretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, indicó que "hasta el momento lo que se había charlado con la UTA era el traspaso de las sumas no remunerativas al básico de los colectiveros, y una suma extra no remunerativa adicional", que podría calcularse entre lo que se cobró como suma fija y la aplicación del retroactivo. De igual modo, el funcionario aclaró que "lo que regirá en definitiva es el convenio nacional". De firmarse esta semana, el aumento tendría validez hasta el primer trimestre del año que viene.

   Para el caso de los colectiveros, el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, tendrá que disponer de 25 millones de pesos mensuales, más otros 150 millones para equilibrar los ajustes retroactivos. Sumado este incremento, más el costo promedio, el Estado nacional aportará en subsidios a los colectivos urbanos de todo el país unos 3.300 millones de pesos al año.

El método Amba. Como ya se viene reclamado desde el interior del país, Seghezzo insistió que la suba en el sueldo de los choferes "debería ser compensada con el criterio del área metropolitana de Buenos Aires (Amba)". Este método Amba hace que cualquier modificación en la estructura de costos de los colectivos porteños sea compensada por más subsidios de la Nación.

   Esta inequidad impacta sobre los balances de los empresarios del interior del país, y pone en jaque el equilibrio del sistema en todas las urbes, como Mar del Plata, Córdoba, La Plata y Rosario. Justamente, el intendente local, Miguel Lifschitz, fue quien encabezó el reclamo ante el gobierno federal para extender este método de compensación hacia el resto de la Argentina.

   Lo cierto es que hasta ahora, existe "buena voluntad" de Schiavi, pero las sumas no remunerativas que los choferes rosarinos cobraron desde marzo salieron del transporte urbano local.

Desfasado. Para graficar el panorama, el estudio de costos del Ente del Transporte de Rosario (ETR) arrojó para agosto una "tarifa técnica" de 1,957 peso por pasajero, contra 1,60 de la tarifa arriba de las unidades.

   Este desfasaje ya viene operando desde hace años, ante la falta de respuestas de la Nación frente al pedido de más subsidios y una reducción de los operadores del sistema que hace que en la actualidad haya un solo privado (Rosario Bus) prestando el servicio con casi la mitad de las líneas a su cargo.

   En medio de toda esta situación, ahora la Intendencia aguarda que el Concejo Municipal apruebe los pliegos para licitar las líneas que pertenecían a Las Delicias.

Comentá la nota