Los rosarinos achican los bolsillos y salen cada vez menos por la crisis

El panorama tampoco es alentador para los cines, que vienen registrando un perceptible descenso en la cantidad de público.
La cautela de los rosarinos ante la amenaza de la crisis económica no sólo los lleva a comprar "lo justo y necesario" sino también a acotar las salidas, quedarse en casa más de lo que quisieran y conformarse con el zapping televisivo.

Los restaurantes fueron de los primeros en sentir la merma de hasta un 40 por ciento en la demanda, pero no fueron los únicos afectados en el amplio rubro del esparcimiento. Las cifras de las salas de cine de la ciudad, según reconocen los representantes del sector, son "horribles" ya que la cantidad de espectadores en los últimos dos años cayó un 50 por ciento; y también la venta de entradas en los teatros descendió hasta un 30 por ciento. Los taxistas también tienen menos pasajeros (ver aparte).

Si salir a comer era de las atracciones de los fines de semana, muchos dejaron de hacerlo. Y quienes lo sostienen, gastan menos. Así lo aseguró ayer a La Capital el titular de la Cámara de Bares y Restaurantes de Rosario, Rodrigo Pastor, quien aseguró que un relevamiento realizado la semana pasada detectó una baja en la demanda que ronda "entre el 30 y el 40 por ciento".

Sin embargo, indicó que la merma no es de las últimas semanas. "Hay locales que sufrieron el conflicto con el campo a mediados de marzo pasado y, a partir de allí, nunca recuperaron los niveles de ventas. Y los que habían levantado, ahora con la crisis global, cayeron nuevamente", explicó.

Sólo lo justo. Claro que hay quienes decidieron no privarse, al menos de vez en cuando, de esa cena que les permite no cocinar en casa. Así y todo, Pastor asegura que los que salen, gastan menos que antes.

"Depende del bar o restaurante elegido. Pero si antes tenía un cubierto promedio de 50 pesos por persona, hoy la gente gasta 40", detalló el titular de la cámara.

Lo que más se siente, según detalló, es la merma en la llegada de gente que venía de localidades de los alrededores durante los fines de semana. Y si bien adelantó que "a fin de año se trabajará bien con despedidas y festejos", y consideró que "lo peor llegará en enero y febrero. Eso es lo que nos preocupa", aventuró.

Poco público. Más allá de la baja de espectadores que los cines sufren siempre para esta época del año, el gerente del Complejo de Cines Monumental, Daniel Greco, reconoció que las cifras no son muy alentadoras y la cantidad de público está actualmente un 25 por ciento debajo del mismo momento del año pasado.

Ver una película cuesta entre 9 y 14 pesos, depende la sala y las diferentes promociones. "Hay que hacer muchas promos para lograr que la gente venga, y a veces ni eso da resultado", indicó Greco, quien reconoció que el cine "está en crisis".

Pero esta disminución de cantidad de público no es nueva y no sólo se viene viendo en la cantidad de salas cerradas por no ser rentables.

Greco indicó que si se compara la cantidad de público actual con el que había hace dos años y medio, la merma es del 50 por ciento. Esta semana por todas las salas de Rosario pasaron 19 mil personas, cuando el número que se necesita para un "negocio rentable" es de 60 mil.

El teatro también siente la crisis. El titular del Broadway, Ulises Herrera, aclaró que "hay espectáculos que siguen vendiendo", pero admitió que "la recesión se siente en todas las salas del país".

A la hora de ponerle un número a la crisis, señaló que en la sala de San Lorenzo 1223, la baja en la cantidad de espectadores es de un 30 por ciento.

Donde todavía dicen no ver los efectos de la cautela de los consumidores rosarinos es en El Círculo (Laprida y Mendoza), donde ya se están renovando los abonos para la temporada 2009 y "no ha habido muchas bajas", según aseguró Guido Martínez Carbonell, vicepresidente de la asociación cultural que lleva el nombre del teatro.

"Toda la situación actual apunta a que habrá una baja en la venta de entradas de los próximos meses, pero todavía no lo estamos viendo reflejado en las boleterías—continuó Carbonell—. Habrá que ver qué pasa".

Hoteles alerta

Los hoteleros no sólo están alerta sino que ya sienten la merma en la cantidad de pasajeros. El vicepresidente de la Asociación Hotelero Gastronómica de Rosario, Alfredo Angiuli, indicó que las reservas cayeron “entre un 10 y un 15 por ciento en los últimos meses”. Y auguró un verano más que tranquilo en la ciudad.

Comentá la nota