Rosariazo.

Grondona le pedirá a la FIFA que el Gigante de Arroyito sea habilitado para que juegue la Selección. Estaría decidido que sea la sede para el partido contra Brasil, en septiembre.
Ni Los Stones; ni Jonas Brothers ni Madonna. El piso del Monumental, que fue pisoteado por miles de pies y que tembló con las bandas pop y top, se mueve mucho más con esta idea de Julio Grondona, que podría mudar la casa de la Selección casi 300 kilómetros al norte, a Rosario, al también mítico Gigante de Arroyito. "Lo que sucedió es parte del Boca-River...", arrancó su explicación el Jefe en una charla en Vamos con Niembro, por Del Plata, enmarcando el conflicto entre Maradona y la dirigencia millonaria por el estado del piso del Monumental. Pero luego fue más allá. "Posiblemente, también parte de culpa la tiene la AFA, porque pensándolo bien tendría que haber buscado la vuelta de otro estadio, porque te pasa un problema el día anterior y no tenés dónde jugar, no puede ser. Entonces, vamos a hacer el pedido de habilitación de otras canchas que estén de acuerdo con las reglamentaciones de la FIFA. Por eso, hablé con el presidente de Central y sé que han hecho reparaciones. Trataremos la posible utilidad en caso de necesidad". Según pudo averiguar Olé de una fuente muy confiable dentro de la AFA, el presidente tendría decidido jugar en Arroyito. Y no porque el piso del Monumental no llegue en condiciones para el 5 de septiembre. De hecho, hasta ese día no hay recitales programados en Núñez. La idea es jugar en un estadio que meta toda la presión de la gente a Brasil, en un choque clave para que Argentina logre la clasificación al Mundial. Grondona no confirmó, pero tampoco desmintió, que la sede sea Rosario: "Hoy es 17 de junio, para septiembre falta mucho". Y no tanto...

"Sería un honor que se jugara en nuestro estadio. Nosotros haremos todos los arreglos que la Selección necesite", fue la escueta declaración de Manuel Usandizaga, hijo del presidente canalla. El Gigante fue sede de tres choques clave del Mundial 78: el 2-0 ante Polonia, el 0-0 ante Brasil y el controversial 6-0 a Perú, en todos con un marco espectacular. ¿Y cómo está el estadio hoy? Desde la gestión de Usandizaga, se puso especial énfasis en renovarlo: pintura, plateas, baños y sala de prensa a nuevos. El campo de juego también fue mejorado: se atacó el drenaje del piso y se renovó el césped. Inclusive, resistió bien el recital que dieron los Fabulosos Cadillacs a fines del verano, y desde entonces no se realizó ningún otro show.

Y mientras la polémica con River siguió (a la carta polémica contra Maradona presentadas en la AFA se sumaron más munición gruesa del vicepresidente Macchi contra Maradona), llamó la atención el silencio stampa del Diez. ¿Sabrá que la pelea de fondo ya la tiene ganada?

Comentá la nota