De la Rosa advierte sobre mentiras en torno al Presupuesto Nacional

Hay verdades, pero también manifiestas mentiras, solo entendibles si el objetivo subrepticio fuera expresamente el de desinformar a la opinión pública
La diputada nacional María Graciela De la Rosa, quién ocupa la vicepresidencia segunda de la Comisión de Presupuesto, hizo una serie de reflexiones en torno al Proyecto de Presupuesto Nacional 2010, aprobado recientemente en la Cámara de Diputados de la Nación, que según sostuvo "reanima antiguas controversias acerca de la relación fiscal Nación-Provincias y la vigencia del federalismo argentino".

Advirtió desde un principio sobre expresiones que uno escucha por estos días, que si bien "hay verdades, pero también manifiestas mentiras, verdaderamente sorprendentes, solo entendibles si el objetivo subrepticio fuera expresamente el de desinformar a la opinión pública".

Aludió la legisladora del PJ formoseño que "desde la sanción de la Ley 23.548 de Coparticipación Federal de Impuestos, la pérdida de recursos coparticipables por parte de la Provincias es resultado directo de las sucesivas crisis económicas y la estrechez fiscal de la Nación para afrontar el pago de los servicios de la deuda externa y de las jubilaciones, luego de la privatización del sistema previsional".

"El crecimiento desmesurado –agrega- de la deuda externa en los años 1976-1983 y el desmantelamiento del aparato productivo en dicho periodo, condicionó fuertemente el rumbo económico de los gobiernos democráticos: cada crisis se resolvió de dos maneras: aumentando impuestos y sustrayendo recursos coparticipables de las provincias", para sostener que "desde entonces, el régimen vigente de coparticipación federal de impuestos es complejo: rige la Ley 23.548 pero modificada por otras leyes sancionadas por el Congreso Nacional, ratificatorias de los sucesivos Pactos Fiscales que alteraron la ley original".

De la Rosa abunda sobre el tema sosteniendo que "hoy el régimen vigente se cumple a rajatabla: las transferencias son diarias y automáticas. No hay lugar para la manipulación ni la arbitrariedad en el envío de los fondos coparticipables a las provincias".

"La pregunta que viene es lógica: porque no volvemos al régimen original o a otra distribución más equitativa para las Provincias?", interroga, para afirmar que si bien "se debe hacerlo", entiende que "en el marco de un acuerdo fiscal Nación-Provincias, tal como lo ordena la Constitución Nacional, dado que la ley de coparticipación federal de impuestos es una ley convenio que requiere del acuerdo de todas y cada una de las Provincias.

El proyecto, como lo establece la Constitución Nacional, debe ingresar por Cámara de Senadores".

Consigna asimismo que "el Proyecto de Presupuesto Nacional 2010 estima un crecimiento de los recursos coparticipables para el año que viene y el cumplimiento del artículo 7º de la Ley 23.548 mismo que exige un piso del 34% para las Provincias del total recaudado por recursos tributarios de la Administración Central.

Estima incluso un incremento sustancial de dicho piso, ubicándolo en casi el 40%".

Finalmente, De la Rosa subraya que "no podemos abstraernos del contexto mundial de crisis signado por la profunda recesión de los países desarrollados y su impacto en nuestras economías", para concluir revelando que "lo novedoso de la salida de la crisis argentina es que, por primera vez, el Gobierno Nacional no crea un nuevo impuesto, no devalúa, no quita recursos a las Provincias, no ajusta sus gastos, sino que, por el contrario, coparticipa la recaudación de las retenciones a la soja e incrementa en el Presupuesto 2010 las inversiones en Obras Públicas, cuyo impacto positivo en las Provincias significan generación de empleo, dotación de infraestructura económica y social y reducción de la pobreza estructural".

Comentá la nota