Roquel: "Con posiciones intransigentes es muy difícil llegar a un entendimiento"

Tanto el intendente Roquel como los concejales José Luis Janezak y Pablo Grasso se refirieron a las tensas horas que vivieron en la Sede Municipal, que pudieron abandonar recién a las 3 de la madrugada de ayer. "Lo que plantean (el gremio) no es viable económicamente", sostuvo el intendente y fue reconocido por el concejal justicialista.
Luego de que fracasara el encuentro del martes por la tarde en la sede municipal y se retirara del mismo la dirigencia gremial, un grupo de trabajadores decidió sitiar el lugar e impedir la salida, "hasta tanto acuerden con lo que pedimos" indicaban en ese momento.

Fueron largas y tensas horas de un bloqueo que culminó, alrededor de las 3 de la mañana cuando los trabajadores se retiraron, tras intervenir el jefe de Policía Alejandro Martín que conversó con los manifestantes. "Pero no hubo ningún tipo de incidentes" dijo el intendente Héctor Roquel.

En una charla mantenida luego con La Opinión Austral, el intendente Roquel comentó que el encuentro de la tarde anterior fue a pedido del gremio "para hacer una contrapropuesta".

Al mismo llegó Pedro Mansilla y cuatro delegados y también estuvieron los seis concejales (menos Adriana Reyes que se encuentra fuera de la ciudad) y también el diputado por Pueblo, Francisco Anglesio.

"En principio la propuesta era del 25% al básico, lo que se les dijo que desde el punto de vista económico es imposible afrontar para el Municipio" explicó el intendente y agregó "después modificaron la propuesta pidiendo los 60 pesos al básico, ofrecidos por nosotros, otros 45 en noviembre y 45 más en diciembre, lo que tampoco dentro de las posibilidades del Municipio es viable en lo absoluto".

Roquel explicó que la principal limitante que tiene el Municipio es la presupuestaria, algo que asegura es conocido por el gremio "pero cuando se decía que no se podía asumir ese compromiso sino que reiterábamos la propuesta que ya le habíamos hecho (60 pesos al básico y conformar una comisión para hacer el seguimiento y dentro de esos 90 días tratar de definir una propuesta de pauta salarial) los ánimos se fueron tensando".

"A medida que pasaba el tiempo se iba incrementado el grado de agresividad por parte de los manifestantes, hasta que la última vez que ellos pidieron salir a conversar con la gente se produjo la rotura de un vidrio y a partir de allí se cortó el diálogo en forma abrupta" sostuvo Héctor Roquel. Dijo que todo lo que ocurrió después fue dirigido a "presionar para que asumamos un compromiso que era imposible que pudiéramos afrontar".

En ese sentido, al reconocer que abandonaron el edificio comunal a las 3 de la madrugada, Roquel indicó que estuvo en el lugar "el jefe de Policía, pero con una actuación más que prudente para disuadir a la gente de que se retirara del lugar y sin que se produjeran inconvenientes de ningún tipo".

Diálogo

Para Roquel, si bien el diálogo quedó cortado, "confiamos en que se retomará prontamente". El jefe comunal rechazó que con el ahorro en horas extra se pueda afrontar el costo del aumento, como argumenta un sector de los trabajadores en paro. "En estos últimos meses hemos venido reduciéndolas lo más posible, sin afectar los servicios esenciales. Llegar a cero hora extra es hoy una posibilidad muy difícil" dijo el intendente, al tiempo que señaló que "esa posibilidad podría darse si, como en algún momento se conversó, (y por eso se decidió hacer una prueba piloto con el área de cloacas y cementerio) de establecer mediante una ordenanza un adicional especial para esos sectores, y de esa manera reemplazar la hora extra por ese adicional especial".

De todas maneras, Roquel recordó que "si bien debemos seguir trabajando en este último sentido, habrá un ahorro, pero de ninguna manera se llegará al cien por cien de los recursos que hoy se destinan al pago de los trabajos extraordinarios, porque un buen porcentaje estaría reemplazado por este adicional que hablamos".

Pero analizó que "suponiendo, hipotéticamente, que no se pagara ninguna hora extra, lo que se ahorra no alcanza tampoco para pagar el aumento que pretenden. De hecho esa suma es la que hoy se destina para pagar los 150 pesos no remunerativos que habíamos ofrecido inicialmente o la segunda propuesta de 60 al básico que con el proyectado sobre adicionales se hacen 150 pesos por agente, promedio, (es imposible hacer un cálculo exacto porque depende de cada trabajador y los adicionales que cada uno perciba), y ese aumento se ofreció estimando todo el ahorro que se pueda hacer tanto en horas extra como en inversiones administrativas y todo tipo de gasto que pueda ser susceptible de disminución" destacó Héctor Roquel.

Intransigencia

El intendente reiteró su predisposición "permanente" al diálogo y dijo que "de todo conflicto se sale cuando uno intenta comprender también la situación de la otra parte y tiene disposición de ceder para encontrar un punto de equilibrio".

Indicó que "cuando se adoptan posiciones intransigentes y no se comprenden ni analizan las posiciones del otro, que en este caso no es una posición caprichosa sino que la negativa obedece a una cuestión de recursos, es un obstáculo bastante difícil de sortear".

En ese sentido señaló que "vamos a hacer todo lo posible para conseguir ese punto, ayer un delegado me decía que ellos ya habían cedido mucho, porque inicialmente pedían un 50% de incremento al básico, pero en realidad no es que cedieron sino que realmente el reclamo que se hacía del 50% no resiste el menor análisis económico sobre su viabilidad desde el presupuesto del Municipio".

En ese marco, Héctor Roquel pidió disculpas a los vecinos "por esta situación que estamos atravesando y reconozco la comprensión de muchos trabajadores municipales que comprenden que ese no es el camino y que mientras se discute siguen aportando su trabajo al Municipio, es decir a la comunidad de Río Gallegos".

Ayudas

Roquel fue consultado en LU 12 Radio Río Gallegos sobre la ayuda provincial y si pedirían mayor auxilio financiero para hacer frente al aumento. "No" indicó y señaló que "la mejora salarial a realizar debe salir de las economías que se hagan desde el Municipio".

Recordó en ese sentido que "ya en entrevistas anteriores que hemos tenido con funcionarios provinciales, la provincia nos había adelantado que sus mayores esfuerzos apuntan a poder pagar en término, de aquí a fin de año, los salarios en el nivel actual, así que esto debe ser un esfuerzo municipal.

Sobre la intención del gremio, expresada anteanoche por Pedro Mansilla de pedir la intervención del obispo Juan Carlos Romanín, el intendente sostuvo que "toda persona que pueda hacer un aporte para recuperar el clima de calma necesario para poder llevar el diálogo adelante, es importante, así que toda colaboración que se pueda hacer en ese sentido la vemos bien".

Finalmente, al ser consultado sobre el descuento de los días, Roquel recordó que sigue en pie por parte del Municipio la propuesta hecha el viernes, "se acordó no descontar los días, bajo el compromiso de ellos de restituir las jornadas, fundamentalmente en la forma de operativos de limpieza para poder recuperar la normalidad en la ciudad" concluyó.

Comentá la nota