Se rompió el PRO La Plata Diego Fredriks: “Julio Garro se está rodeando de gente que tarde o temprano lo va a traicionar”

Diego Fredriks, quien fuera vicepresidente del PRO La Plata y primer candidato a senador por esa fuerza política en las elecciones de 2007, está atravesando una situación singular. Se trata de esa etapa en la vida política en la que un dirigente ingresa en el proceso de alejamiento de la fuerza que lo vio crecer. Fredriks se siente desencantado con el PRO y tampoco ve relación alguna entre la corriente provincial de esa fuerza y la de la Ciudad de Buenos Aires. Tiene severas críticas hacia la dirigencia bonaerense, y siente que el jefe partidario, Mauricio Macri, “no llega a las elecciones de 2011”.
También sostiene que si no busca alianzas con sectores del peronismo clásico, el PRO está llamado a la desventura. De estos y otros temas Diego Fredriks charló en exclusiva con Agencia NOVA.

- Diego, ¿por qué está alejado del PRO?

- Porque no estoy de acuerdo con cómo se lleva adelanta la acción política del partido. Me parece que, a nivel provincial, ya tiene un ciclo cumplido. Está estancado. Hace falta el ingreso de una pata justicialista, pero de las históricas. Y no sé si se acompaña la idea de Mauricio (Macri) en lo que es la formación del partido a nivel nacional. Para mí, el partido no lo ayuda al proyecto de Mauricio como presidente. De hecho, al 2011 no llega, y a las próximas elecciones, creo que tampoco. Porque el trabajo territorial no es suficiente. Evidentemente, va a necesitar sí o sí de una alianza con alguien, y creo que deberá ser con una parte del justicialismo histórico.

- ¿El PRO terminó siendo un partido de una elite?

- No, creo que es un fenómeno a nivel Capital Federal, y es una cosa totalmente distinta en la Provincia. Lo que Mauricio aspiraba se está dando en Capital Federal, pero a mi criterio le falta más acción política: está muy enfrascado en la gestión.

- La gente quiere más posiciones políticas de Macri y él, en cambio, habla solamente de la gestión...

- Claro. Y eso lo circunscribe sólo a la Capital Federal. Los criterios que se manejan a nivel provincial y en la Ciudad son totalmente contrapuestos. La calidad de política que quiere a nivel nacional Mauricio, con la que se da en la provincia de Buenos Aires, es, a mi criterio, opuesta. Y yo no coincido en nada.

- Si dice que el PRO en la Provincia no existe. ¿Eso es responsabilidad de Jorge Macri, máximo referente del macrismo bonaerense?

- Y bueno. ¿Quién está en la conducción? En mi caso particular, yo saqué una cantidad de votos mayor y quedé en el rincón de los olvidados. Fueron 3500 votos, más o menos. Creo que la parte de senadores sacamos un 11 por ciento, y Julio Garro, quien fue candidato a intendente, no sé si llegó al 7 por ciento. Está muy clarito: vos lo veías a Jorge Macri, que sacó un 8 por ciento en La Plata. Francisco de Narváez, que es un candidato de peso, sacó el 16 por ciento. Y nosotros, el 11.

- ¿A qué atribuye el fenómeno de que, en la Plata, la lista de senadores provinciales haya sacado más votos que la de candidatos locales?

- Hay un poco de todo: arrastre, conocimiento de los candidatos y trabajo de cada uno.

- ¿Qué opina de Julio Garro? Porque en la mayoría de las elecciones en las que él ha concurrido, no ha logrado repuntar al PRO…

- No lo conozco mucho. Creo que, en principio, debería decir que tendría que cambiar la actitud. Muchas veces he hablado con él, le he dado mi postura y le he manifestado que yo no tenía intenciones de ser referente del partido en la Plata, que no quería estar en las autoridades partidarias. Él me pidió ser vicepresidente y acepté. Pero no quería estar. No me interesaba figurar entre las autoridades partidarias. Pienso que Garro tendría que tener una apertura mayor, debería confiar en cierta gente en la que no confía. Y se está rodeando de gente que, tarde o temprano, lo va a traicionar. Y yo se lo dije. Yo le planteé que iba a estar por fuera del partido, trabajando, pero no lo entendió. Y yo fui muy claro y manifesté con los hechos mi actitud. Siempre con perfil bajo. Se está rodeando de un grupo que no avanza.

- ¿Qué opinión le merece el arribo al PRO de una Corriente Peronista de Unidad en La Plata?

- Sin ese apoyo el macrismo no va a salir de Capital Federal. Necesariamente va a tener que buscar alianzas, y la única alianza que puede llevar a que el partido empiece a figurar en forma importante es el justicialismo, pero una corriente histórica del el peronismo clásico.

- ¿La Corriente que está ahora es importante?

- Todo suma. Ellos sabrán quién es histórico y quién no. Para construir un partido a nivel nacional hace falta tener 100 años o más, y no tenemos ese tiempo. Entonces necesitamos acudir a alianzas. Y el único que tiene fortaleza de arrastre es el justicialismo clásico.

- ¿Usted no está más en el PRO?

- Estoy en el partido porque nadie dijo nada. Pero ya quise renunciar antes de que se terminara mi mandato y después dije: ‘Voy a seguir acompañando’. Pero veo que no vale la pena seguir estando en este espacio.

- ¿Cuál sería su futuro político?

- Lo estoy viendo, analizando. Estoy en tratativas con sectores, pero no hay nada definido aún.

- Usted fue vicepresidente del PRO en La Plata. ¿Qué pasó? ¿Renunció?

- Hubo una interna que se fabricó. Y se habló de presentaciones judiciales. Pero sucedió un cambio extraño. Y lo más extraño fue que, siendo yo un tipo que hace años que estoy, del que saben lo que quiere en el proyecto, y a pesar de los votos obtenidos, me sacaron. No estoy más.

- ¿Le pidieron la renuncia?

- No se dijo nada. La única autoridad que cambió fui yo. Y no se habló del tema.

- ¿Y no pidió ninguna explicación?

- La verdad es que, como yo entré por Eugenio Burzaco (diputado nacional del PRO que ahora pasó a las filas de Francisco de Narváez), y Jorge Macri no tiene relación con él… El tema vino por ahí, por mi identificación con él.

- O sea que al haberse ido Burzaco tomaron represalias contra usted.

- Exacto. Cortaron la línea como estaba.

- ¿Qué pasó en su momento con la llamada Unión-PRO?

- Lo que sé –porque lo escuché a Jorge Macri hacer declaraciones- fue que eran proyectos distintos. Para mí, De Narváez es un tipo serio. No me gusta Jorge cuando dice eso. Que diga eso no me dice nada.

- En su momento fue una unión electoralista, ¿no?

- Es que Francisco de Narváez me parece un buen candidato. Es un tipo que tiene una idea y viene trabajando para la provincia de Buenos Aires. Y Jorge está trabajando para él. Yo quise sumar y me discriminaron permanentemente. El problema del macrismo en la provincia de Buenos Aires son ellos. La Provincia y la Capital son dos mundos distintos. Sé que Mauricio está muy ocupado en su gestión, y cuando se de cuenta de lo que hay, no sé qué va a hacer. Y como está la Provincia, a Mauricio no le sirve para ninguna elección. ¿Vino alguna vez? ¿Tiene un proyecto a nivel nacional? ¿Hay comunicación con los referentes? Yo, personalmente, hablé más con De Narváez que con Mauricio.

- Por último, y como ciudadano platense, ¿qué opina de la gestión de Pablo Bruera?

- Hay una limpieza de cara, nada más. Hay movimiento por el tema de ordenar las cosas, el tránsito, pintar los cordones. Pero no veo más que eso.

- Entonces, soluciones de fondo no hay…

- Es lo que percibo como ciudadano. (www.agencianova.com)

Comentá la nota