El rompecabezas del poder para el 2009

El kirchnerismo se divide y los que se van se acercan al progresismo, la Coalición y en el PRO. Sabbatella, la gran incógnita. La sombra de Duhalde y su armado a través del Colorado. Néstor mira de reojo el abandono de los transversales y se apoya en el PJ. Margarita y Carrió apuestan a la pata peronista.
Las tácticas aún están analizándose. Los movimientos deben ser certeros. Romper bloques y "construir" nuevas fuerzas paralelas a las existentes es lo que pasará hasta marzo del próximo año. Allí, los espacios que se disputarán los principales lugares en el Congreso y en los Concejos Deliberantes sabrán con qué estructuras podrán dar batalla en octubre. El esquema actual es, al menos, incierto. Dentro de cada frente partidario o alianza consideran esencial la participación de dirigentes nuevos pero que "no lleven un prontuario bajo el brazo", confiesan los operadores de cada sector.

Por fuera del kirchnerismo pejotista, "jugarán" los justicialistas que dicen no sentirse representados por el Gobierno. Ellos -un grupo bastante importante- se mantienen expectantes para encontrar en dónde pisar con su "pata peronista". Pero la mayoría no fueron aceptados ni en el PRO y mucho menos en la Coalición Cívica de Elisa Carrió, en donde se propusieron ser estrictos en cuanto al ADN de cada uno.

Néstor quiere que hablen de él, ¿se postulará?

En el Frente para la Victoria (FpV), la situación aún no esta definida porque el poder siempre espera hasta último momento. Las paredes dicen una cosa, pero los protagonistas otra. Si la guía es el operativo clamor, Néstor Kirchner es el hombre que encabezará la lista oficialista; pero Sergio Massa es, sino ocurre nada extraordinario (inclusive un portazo a la Jefatura de Gabinete), la cara más prolija que tiene el kirchnerismo bonaerense. A los Kirchner les gusta Estela de Carlortto, pero si ella cambia de opinión (dijo que no aceptaría) rompería la relación con el peronismo tradicional de la provincia de Buenos Aires.

Sabbatella, arma con sus propios ladrillos

En paralelo, se habla cada vez más de un frente de corte progresista por fuera del “dispositivo K” que apoya algunas políticas del Gobierno pero rechaza otras. Desde el oeste, Martín Sabbatella, intendente de Morón, es uno de los dirigentes que trabaja en la construcción de este sector al que se sumarán el funcionario K disidente, Jorge Ceballos; Claudio Lozano, de la CTA; referentes dirigentes de Solidaridad e Igualdad (SI) y gran parte del socialismo que ya no comulga con el kirchnerismo ni con Carrió.

Si bien el progresismo busca un sendero en dónde aunar ideas en común, la "derecha" se prepara para enfrentar las vicisitudes que les provocó la huída veloz de Francisco De Narváez. Por un lado, el diputado provincial Jorge Macri sabe que tienen dos puntos neurálgicos en donde hacen punta: zona norte y Ciudad. En la primera, el armado será como hasta ahora sin mayores sobresaltos. Y aprovecharán que Mauricio Macri comanda los hilos porteños para utilizarlo de "espejo". Quieren "romper la General Paz", comentaron desde la cuna macrista. Además, la figura del ex presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, es una de las sondeadas para participar de una lista PRO.

Margarita le dice que sí a la pata peronista

La Coalición Cívica (que, si bien está en otra sintonía, plantean una oposición tajante al igual que el PRO y el duhaldismo) tiene a Margarita Stolbizer como principal referente en territorio bonaerense, y por ahora, sería quien encabece la lista de ese sector que aglutina sectores provenientes del radicalismo, del peronismo y el socialismo. La dirigente, que supo obtener elecciones decorosas para la UCR bonaerense, recorre los distritos y aceita el armado político.

Muy cercano a Eduardo Duhalde, el colorado Francisco De Narváez parece ser la cara del peronismo anti-K. Tras una muy mala convivencia con el macrismo el empresario devenido en político (es diputado nacional) se unió a la plataforma duhaldista encarnada en el Movimiento Productivo Argentino. Al Colorado se lo pudo ver también cerca del gobernador de Chubut, Mario Das Neves, quien hace tiempo pero cada vez con más intensidad viene marcando varias diferencias con los Kirchner y están en plan de captar voluntades para un proyecto propio.

Quién también tiene intenciones de jugar electoralmente en 2009 es el ex gobernador Felipe Solá. Hoy diputado raso y enemistado con el kirchnerismo (conflicto con el campo de por medio), Felipe ya comenta que tiene ganas de participar. Sus ganas coinciden con algunas declaraciones de Duhalde quien dijo: “Es un buen dirigente, tiene experiencia y es honesto”.

Comentá la nota