Romero también renunció y los K ya perdieron cuatro senadores

Romero también renunció y los K ya perdieron cuatro senadores
Se va del bloque junto a otra salteña, Sonia Escudero. Harán acuerdos con Lole.
Tres días después del alejamiento de Carlos Reutemann, el bloque kirchnerista de senadores sufrió un nuevo desprendimiento. Con mucha más virulencia verbal que el ex piloto de Fórmula 1, y apelando a un tono abiertamente confrontativo con el gobierno de Cristina Kirchner, ayer anunció su renuncia al bloque oficialista el senador salteño Juan Carlos Romero.

"A mí me resultaba ya muy difícil permanecer en un bloque en donde lo único viable es apoyar ciegamente los proyectos oficiales; así se repite la intolerancia y el autoritarismo que ha llevado al gobierno a usar la venganza política como método", escribió Romero en la carta que le dirigió al jefe de bloque Miguel Pichetto.

El martes, fueron Reutemann y la senadora, también por Santa Fe, Roxana Latorre, los que dejaron el bloque del Frente para la Victoria. Romero comunicó que la senadora salteña Sonia Escudero se sumará al éxodo. Escudero se lo confirmó anoche por teléfono a Pichetto desde Colombia, donde participa de un encuentro parlamentario.

Sin estos cuatro legisladores, el oficialismo queda ahora 40 bancas, apenas tres más que el número necesario para tener quórum. Y Romero avisó que habló con Reutemann para coordinar acciones, sin descartar contactos con senadores del PJ disidente.

De los renunciantes, es posible que Romero haya sido el menos oficialista de todos. En 2003, el tres veces gobernador de Salta (1995/2007) acompañó a Carlos Menem en la fórmula presidencial. El conflicto entre el gobierno y las entidades rurales, también mostró a Romero alineado contra el oficialismo. La leyes de reestatización de los fondos jubilatorios de las AFJP, y también la iniciativa de blanqueo de capitales tuvieron en el salteño un tenaz opositor.

La carta enviada a Pichetto fue mucho más explícita en términos políticos que la comunicación de renuncia del Lole. "Los argentinos estamos agobiados por la intolerancia, por la confrontación permanente, por la inseguridad, por la destrucción del marco institucional, por la diferencia entre la opinión pública y la opinión publicada", sostiene Romero en el texto carta.

Además, en declaraciones a Clarín, Romero sostuvo que "en el Gobierno impera una visión estalinista. Cada vez es más sectario y una muestra es cómo lleva el conflicto con el campo. Pero esa lógica de poner como enemigo a todo aquel que piensa distinto se está terminando" (ver "La política...")

Su alejamiento del bloque empezó a ser objeto de especulaciones cuando trascendió que en el oficialismo ya se había decidido dejarlo sin la vicepresidencia del Senado, cargo que el kirchnerismo le había dado a cambio de apuntalar una frágil lealtad.

Pichetto, el atribulado jefe del bloque kirchnerista, declaró ayer no compartir "el contenido ni los fundamentos expresados en su carta de renuncia" a los que calificó de "injustos".

Ayer, Romero afirmó que buscará apurar una reunión con Reutemann y Latorre, aunque ya aclaró no saber si confluirán en un mismo bloque. El ex gobernador sostuvo en su carta que "el 2009 es el final de un ciclo político".

Comentá la nota