Romero: Estamos ante el final de un ciclo político.

Romero: Estamos ante el final de un ciclo político.
El senador salteño cuestionó "la intolerancia y la confrontación permanente" y aseguró que "otro país es posible".
Los senadores salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero renunciaron al bloque del Frente para la Victoria. El ex gobernador formalizó su dimisión a través de una severa carta que envió al jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto, en la que afirma que "hemos dilapidado una oportunidad histórica para el país", pero asegura que "otro país es posible".

"A los que han optado por someterse al pensamiento único y a los que creen en el colapso del justicialismo les aclaro: el 2009 es el final de un ciclo político en la Argentina; ni la oposición puede cantar victoria, ni el oficialismo puede detenerlo", advirtió Romero, quien también renunció la vicepresidencia del Senado.

A su vez, Sonia Escudero se comunicó telefónicamente desde Colombia con Pichetto y le hizo saber que renunciaba a la bancada y a la presidencia de la comisión de Seguridad Interior y Narcotráfico.

En su calidad de presidenta del Foro Parlamentario de Armas Pequeñas y Ligeras, Escudero se encuentra en Cartagena de Indias participando por estos días de un seminario para analizar el grado de aplicación del Programa de Acción de Naciones Unidas y el Proyecto de un Tratado Internacional de Comercio de Armas. A su regreso, la semana próxima, la senadora dará a conocer los fundamentos de su renuncia.

"Un país de tolerancia"

Romero fundamentó su dimisión en que "millones de argentinos se sienten defraudados ante la realidad nacional".

El legislador salteño se pronunció por "un país racional, previsible, justo y moderno", y sostuvo que "los argentinos estamos agobiados por la intolerancia, por la confrontación permanente, por la inseguridad y por la destrucción del marco institucional".

"Cómo es posible que después de cinco años y medio de Gobierno vengan a descubrir a los pobres de Tartagal, mientras se ignora a los millones que se hacinan a metros del Obelisco!".

Juan Carlos Romero denuncia en su escrito "las severas asimetrías regionales que ahondan la pobreza estructural del norte argentino".

"Generamos una brutal concentración económica, sólo con fines personales o políticos. Hoy el mundo ha cambiado, la recesión y la desocupación laboral están en marcha. Ante esa realidad, nuestro país sólo ofrece el voluntarismo del subsidio y desnuda el agotamiento del proyecto económico", agrega Romero.

El legislador salteño se pronuncia por "un país auténticamente federal, con división de poderes, sin miedos, resentimientos ni odios; con dignidad y espíritu democrático. Un país donde se respete el disenso y se enaltezca en el reencuentro entre los argentinos. Un país que recuerde el abrazo de Perón y Balbín, como un gesto histórico de tolerancia y grandeza republicana".

Nuevo espacio en el Senado

"La decisión de dejar el bloque tiene que ver con una visión de país que empezó con el ciclo de Néstor Kirchner y que la Presidenta no pudo cambiar", señaló Romero al explicar su decisión. "No puedo permanecer en el bloque de un gobierno que somete a los gobernadores con migajas electorales y con la compra de voluntades y que castiga a los que piensan distinto", aseveró.

Desde 2003, cuando se inició el Gobierno kirchnerista, Romero y Escudero mantuvieron una actitud independiente. No abandonaron el PJ ni tomaron distancia del Gobierno nacional, excepto en los casos que involucraban a los intereses de las provincias.

Junto con el otro senador salteño, Juan Agustín Pérez Alsina (PRS), se opusieron el año pasado a proyectos oficiales clave como la resolución 125, la estatización de las AFJP, las prórrogas de la emergencia económica y del impuesto al cheque, y las leyes de rescate y de expropiación de Aerolíneas Argentinas.

Ayer, Romero dejó abierta la posibilidad de que Pérez Alsina ratifique esas coincidencias, en espacios comunes y estrategias conjuntas en defensa de los intereses del Noroeste.

También los santafesinos

La salida de los salteños se suma a la que días atrás protagonizaron los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, y más atrás, la conformación en la Cámara de Diputados del bloque del peronismo disidente, encabezado por Felipe Solá, donde participa la salteña Beatriz Daher.

Sin definiciones sobre un nuevo bloque conjunto

Romero dijo que espera reunirse en los próximos días con Reutemann para buscar "puntos en común" y comenzar a diagramar un espacio conjunto con los otros justicialistas que se alejaron del Gobierno nacional.

"No sé si la idea es tener un bloque conjunto, sino un espacio a partir de que somos justicialistas", subrayó.

"Los justicialistas que estamos fuera del bloque, así como otros legisladores aliados u opositores al Gobierno, compartimos visiones de la realidad. Espero que podamos acordar posiciones comunes en temas referidos a los intereses provinciales y regionales, a la tolerancia y la convivencia política y a la transparencia de la gestión", sostuvo.

El desgranamiento del kirchnerismo alcanzó su máxima expresión en el conflicto por las retenciones agropecuarias. La crisis económica del país, que precede a la recesión mundial, se vincula al rol de los sectores productivos en la economía y al efecto que las políticas actuales provocan en la población. Por eso no extrañó que el pronunciamiento de Romero y Escudero fuera celebrado en la localidad cordobesa de Leones, donde la Mesa de Enlace nacional llevaba adelante un acto con fuertes críticas al Gobierno nacional.

"El Gobierno actúa con autoritarismo, utiliza la venganza política y cree que el que piensa distinto es un enemigo", recalcó Romero.

"A mí me resultaba ya muy difícil permanecer en un bloque en donde lo único viable es apoyar ciegamente los proyectos oficiales, y que tiene una visión muy cerrada del país", sentenció.

La dilatada trayectoria política de Juan Carlos Romero incluye ser electo tres veces consecutivas como gobernador de Salta, entre 1995 y 2007, además de participar en 2003 como candidato a vice de la fórmula encabezada por el ex mandatario Carlos Menem. Antes de ser gobernador ya había sido electo senador nacional, cargo que volvió a ocupar en 2007, esta vez elegido por el voto popular.

Pichetto: "Un sinceramiento"

"Decir que está todo mal es injusto", opinó anoche el jefe del bloque oficialista, Miguel Angel Pichetto, quien consideró que la renuncia de Romero al bloque "no hace más que sincerar una actitud personal asumida desde que se votaron las retenciones móviles, que era ya conocida", pero consideró que no afecta la mayoría parlamentaria del oficialismo.

Asimismo, dijo respetar la decisión de Romero pero aseguró que no comparte "el contenido ni los fundamentos expresados en su carta de renuncia" a los que calificó de "injustos porque el Gobierno ha hecho esfuerzos muy importantes en los cinco años y medio de gestión".

Comentá la nota