Romero no escapó de la irregularidad.

Repuntó en el cierre, pero fue 46°; ganó Mickelson.
DORAL, Estados Unidos.- La fatídica tercera vuelta de 77 golpes, el sábado, había recortado totalmente las posibilidades de Andrés Romero en el CA Championship. Con ese antecedente fresco, el tucumano experimentó ayer un leve repunte en el cierre del certamen, pero sólo le alcanzó para finalizar en el 46° puesto con 285 golpes (-3), a 16 del campeón, el local Phil Mickelson.

Un águila en el hoyo 1 propició un arranque ideal para el Pigu, que prolongó el momento de inspiración en el hoyo siguiente con un birdie. Sin embargo, el hoyo 4 volvió a ser un obstáculo insalvable, como en el segundo y tercer día (doble bogey-bogey) y allí frenó su marcha. Otro bogey en el par 5 del hoyo 8 y un birdie en el capítulo final terminaron de darle forma a una tarjeta de 70 (-2).

En tanto, Phil Mickelson conquistó su segundo título en la temporada: con 269 golpes (-19), aventajó por uno a Nick Watney. También hubo buenas señales para Tiger Woods, que finalizó 9° con 277 (-11).

* Puerto Rico Open. Estanislao Goya no pudo revertir su curso descendente en su presentación en el PGA Tour y cayó del puesto 12° al 44°, con una última vuelta de 75 y un total de 285 (-3). A fin de cuentas, terminó mejor el otro argentino, Alan Wagner, que con 284 (-4) se colocó 38°. "El jueves arranqué un poco desconcentrado y no tuve una gran vuelta. Pero a partir del viernes mantuve un juego sólido que me permitió ascender posiciones. El objetivo en esta primera experiencia en el PGA Tour fue muy buena", dijo el olavarriense. En tanto, Goya admitió: "Estoy mal por mis vueltas en el fin de semana; fallé mucho con mi juego corto y con el putter".

* El Champions Tour. En el AT&T Champions Classic, que se disputó en Valencia, California, Eduardo Romero terminó 30°, con 215 (-1) y Vicente Fernández, 45°, con 218 (+2).

* El Nationwide Tour. En el Michael Hill New Zealand Open, en Queenstown, Miguel Carballo concluyó 29°, con 281 golpes (-7), a 12 del campeón, el estadounidense Alex Prugh.

Comentá la nota