"Romano absorbe toda la presión...".

Mikulas, rendidor en los santiagueños, acepta que el Negro fue decisivo para la levantada del equipo.
Viene de romperla en la clasificación al cuadrangular final de la Sudamericana y la victoria sobre Independiente, pero Gabriel Mikulas sabe que no hay descanso. Quimsa, que le apunta a los dos frentes, recibe esta noche a BB Estudiantes (22) para ponerse al día en el torneo local. Los santiagueños, en el puesto 13, necesitan victorias para pensar en los playoffs. Y dependen del ala pivote cordobés.

-La Liga de Las Américas, los postergados de la Nacional, el grupo de la Sudamericana, ahora de nuevo la Nacional. ¿Cuánto más puede aguantar Quimsa?

-Esperemos que lo suficiente como para terminar bien la temporada. Ha sido muy difícil, con muchos viajes y equipos diferentes. Es muy importante estar bien mentalmente. Más que físicamente quizás... Hemos conservado el nivel de concentración necesario y lo demostramos en la Sudamericana. Se hace cada vez más difícil mantener los objetivos.

-Entre la Nacional y la Sudamericana ganaron 12 de 18 con Romano. Levantaron cabeza luego de la visita a México por la de las Américas. ¿Fue clave para cambiar?

-Ayudó mucho. Nos dio más rodaje y nos sirvió para conocernos más con el nuevo entrenador (Carlos Romano). La mejora se dio desde ese viaje. Ahora esperamos trasladarla a la Liga Nacional, de visitante, porque de local venimos haciendo bien las cosas.

-Romano dijo: "Si van a criticar, critíquenme a mí, no a mis jugadores". Ya habían pasado Duró, Jaule y Pestuggia. ¿Necesitaban ese apoyo para tener más confianza?

-Totalmente. Es un entrenador que absorbe toda la presión, las críticas. Está acostumbrado y sabe manejarlas. La presión desde la gente, el periodismo y los dirigentes la sufre él. Eso nos sirve para mantenernos enfocados. En ese sentido, el Negro viene haciendo un gran trabajo.

-Muchos jugadores mejoraron, el equipo se hizo más sólido en defensa y aparecieron los resultados. ¿Qué les falta?

-Ser más consistentes de visitantes, aunque hemos tenido buenos juegos fuera de Santiago. Si mantenemos una defensa y una ofensiva más regulares como visitantes, vamos a ser un equipo más difícil.

Comentá la nota