Romanín se reunió con Cifuentes, candidato del Acuerdo Cívico

En el marco de la campaña política y de la recorrida que se viene realizando por la provincia, el candidato a diputado nacional en tercer lugar por el Acuerdo Cívico y Social Walter Cifuentes, estuvo reunido con el Obispo Juan Carlos Romanín, quien estuvo en la localidad realizando confirmaciones religiosas.
En el encuentro, Cifuentes expresó que "somos un grupo de ciudadanos que intentamos participar en la política para crear un cambio y buscar nuevas oportunidades. Es un grupo que no tiene vinculación con el poder político, ni espera de la política la posibilidad concreta de mejorar en forma personal así que acá todo lo hacemos con esfuerzo, con sacrifico y para nosotros es un honor que usted participe de esto", dijo el candidato refiriéndose al Obispo quien visitó el local partidario del Acuerdo Cívico y Social en Caleta Olivia.

De esta manera, el Padre dijo que "el agradecido soy yo, y estoy contento de participar". Así, comentó que "hace más de tres años soy el obispo y no me canso de caminar las dos provincias (Tierra del Fuego y Santa Cruz) e ir escuchando no solo alegrías, sino muchos gritos, muchos reclamos, y a eso no puedo quedar indiferente", explicó.

Por esto es que añadió que en algún momento él fue el facilitador de algún diálogo, y como religioso estas acciones lo ayudan "a tener el pulso de la sociedad desde otro punto de vista".

En la charla comentó la oportunidad que tuvo de visitar al Papa Benedicto XVI, y que durante los pocos minutos que pudo hablar con su santidad, pudo revelarle la situación de la zona patagónica, donde prevalece "la inseguridad laboral, el problema habitacional (refiriéndose a usurpaciones de terrenos en lugares indignos, como en Río Gallegos en un basural) y además, el tema de la trata de blancas, con menores de edad incluidos en ese flagelo.

Estar en el tema

Asimismo, Romanín destacó su posición de acuerdo a hacer públicas las diferentes situaciones de las localidades de la provincia, en este sentido, comentó una anécdota sucedida a su paso por Fitz Roy, donde hoy sus habitantes no tienen agua potable.

"Y me pone mal, y sé que es una pulseada política, tonta", aseveró el religioso, agregando que luego de eso fue entrevistado en un programa radial y dio a conocer esta problemática, "lo cual provocó que se arme un lío terrible", expresó.

Y por eso Romanín siente que "con esto uno siente como Obispo que puede estar más cerca. Y a veces parece que no, pero la palabra de uno y de otro puede sumar", finalizó.

Comentá la nota