Romanín descartó que fuera a dejar la diócesis

Infoglaciar - Monseñor se reunió con el gobernador en un encuentro que venía pendiente desde su vuelta de Malvinas. Hablaron de muchos puntos de interés social para la provincia. Entre esos, estuvo el caso Sosa, del que dijo, "habrá novedades la próxima semana". Descartó que pueda dejar en marzo la diócesis y aclaró que ha pedido "un obispo auxiliar"
El gobernador Daniel Román Peralta se reunió ayer en su despacho con el obispo diocesano Juan Carlos Romanín. En la oportunidad dialogaron acerca de muchos puntos de índole social en la provincia.

A la salida, y en diálogo con los medios, monseñor expresó: "teníamos con el gobernador Peralta pendiente una reunión" y "de hecho, desde que volví de Las Malvinas no he vuelto a mantener un contacto con el primer mandatario provincial, por lo que ahora tocamos un sinnúmero de puntos que compartimos, como ser el último homenaje que hicimos en Río Turbio por los 25 años de la firma del Tratado de Paz y Amistad con Chile".

Consultado Romanín acerca de la posibilidad de estar abandonando su cargo en la Diócesis en el mes de marzo próximo, respondió que "eso está descartado totalmente" por lo que aclaró que "hace un año y medio nosotros hemos solicitado al Papa un obispo auxiliar para que me ayude".

En cuanto a si en el encuentro mantenido con Daniel Peralta se habló sobre la problemática social de la provincia, el prelado manifestó que "efectivamente lo hicimos" y que "de hecho, yo venía en nombre de los obispos de Patagonia que asumimos el compromiso de acompañar a los que habían trabajado en YPF en el tema de unas acciones que tenían que volver a su lugar, de lo que se puede decir que hay un proyecto de ley que está elevado a Diputados y Senadores que, desde luego, solicitamos a los gobernadores que lo apoyen y lo lleven adelante".

Respecto a si en la ocasión se habló del caso Sosa, Juan Carlos Romanín dijo que "sí" y que "habrán novedades la semana que viene".

Acerca de unas repercusiones de prensa en las que se trató el caso de un casamiento simbólico entre dos mujeres, el obispo reconoció no haberse enterado mucho al respecto y en cuanto a su postura ante el caso, declaró no saber lo que pasó porque "una cosa es que sea un matrimonio, otra que sea un casamiento, y otra que dos personas que se quieren festejen ese hecho".

Haciendo un preliminar balance del año al que, aclaró, aún no se abocó, destacó como cuestiones positivas "la visita que me tocó hacer al Papa durante quince días, la visita a nuestra ciudad de las Reliquias de Don Bosco, mi visita a Las Malvinas y mi labor en haber estado con la gente" y observó que "en mi agenda de este año que termina, mis viajes fueron más de los habituales, pero me vi enriquecido en el contacto con las realidades concretas de cada lugar."

Sobre la cantidad de ordenaciones sacerdotales en los tiempos que corren, dijo además que "siempre son pocas pero seguimos adelante, por lo que mañana a la mañana (por hoy) viajo a Tierra del Fuego, para presenciar dos ordenaciones diaconales".

Más adelante habló del acceso a la vivienda en toda la Patagonia, aseverando que "con el gobernador Peralta hablamos hoy de ese tema" y reconoció que "ésa es una problemática actual y los obispos de Patagonia, en el mensaje de Navidad, hemos tomado la frase del evangelio referente al hecho bíblico que muestra que la Virgen y San José no tenían lugar en donde albergarse" y "ése no tener lugar significa, para nosotros, muchas cosas y entre ellas el tema de la vivienda".

Suicidios

"Uno de los temas que más nos llevó tiempo en tratar con el gobernador fue el de la cantidad de suicidios de jóvenes en Santa Cruz, porque me preocupa muchísimo, sobre todo para poder encontrar el camino que dé respuesta a estos pibes que no le encuentran sentido a la vida, ante lo que como Iglesia tenemos mucho para decir a favor de la vida, y lo que yo me planteo es si los códigos que utilizamos son los que los jóvenes entienden, de modo que habría que escarbar un poco más en conjunto con distintas organizaciones", señaló al mostrarse satisfecho porque "ahora en los festejos de Río Gallegos habrán cines debates y conferencias sobre esta problemática".

Finalmente, Romanín dejó a la sociedad santacruceña su mensaje de "esperanza" y reflexionó que "la Navidad es siempre un tiempo de encuentro de la familia y los amigos, porque eso nos da un soporte muy fuerte que hay que defender y respetar, pero por sobre todas las cosas, es el ámbito propicio para mantener un encuentro profundo con Dios y dejar de lado todo tipo de tristeza para mirar lo que viene en un nuevo año marcado por el Bicentenario."

Comentá la nota