Fin del romance con ATE en empresas públicas

Hubo un escándalo en el EPAS. Tomaron el edificio después de una discusión con el representante obrero en el directorio. Dicen que quería que le alquilaran una casa y tener secretaria privada.
Se terminó el romance. Las buenas relaciones del gobierno neuquino con el sindicato ATE en las empresas públicas (donde el gremio tiene participación directa en los directorios) tuvo un abrupto final este miércoles, después que el "director obrero" de la empresa protagonizó un pequeño escándalo.

Los demás integrantes del directorio emitieron después un comunicado, en el que se señala una insólita situación: aparentemente Carlos Muñoz, representante de ATE, promovió una toma del edificio porque no querían satisfacerle algunas pretensiones personales, como el alquiler de una vivienda, un vehículo, secretaria personal y otras exigencias.

"Estas actitudes patoteriles sólo sirven para empañar el cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo que lleva adelante esta gestión desde el primer día", señaló el gobierno.

El comunicado publicado en el boletín de prensa del gobierno dice lo siguiente:

"El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que en horas del mediodía de hoy, al momento de iniciarse la reunión del directorio del EPAS, tal como prevé el Convenio Colectivo de Trabajo, la misma fue abortada por el propio Director Obrero, el Sr. Carlos Muñoz, quien en una falta total de ejercicio democrático y con una clara intención de presionar a sus pares para lograr objetivos y peticiones personales (alquiler de una vivienda en un club privado, vehiculo, viáticos, secretaria personal y asesores), arengó a los empleados del EPAS para que se manifestaran en una abierta e irrespetuosa protesta.

Su actitud terminó en una toma del edificio e ingreso a dependencias propias de la Presidencia del EPAS, impidiendo el normal funcionamiento del Organismo y la atención al público, como asimismo produjeron un corte de energía en el edificio, lo que impidió el normal desarrollo de las tareas.

"Estas actitudes patoteriles sólo sirven para empañar el cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo que lleva adelante esta gestión desde el primer día", señala el informe.

Por último, el directorio del EPAS expresó su preocupación por "el indigno comportamiento de uno de sus pares", y llamó a la reflexión para el próximo encuentro".

Comentá la nota