Romagnoli, en su propia confusión

Leandro Romagnoli hizo su presentación, en su regreso, con un golazo, en el partido que San Lorenzo empató 2 a 2 con Estudiantes. Sin embargo, aún no encuentra su lugar: ayer jugó mal, fue amonestado y debió ser expulsado si le hubieran mostrado una lógica tarjeta amarilla en el comienzo del partido; hizo gestos obscenos a la platea de Vélez cuando le dejó su lugar a Sebastián González y, al final, se fue con una molestia en el muslo izquierdo. Así, es una incógnita para el juego de pasado mañana contra Tigre, por la Copa Sudamericana.
"Es verdad que necesitábamos ganar, pero no podemos despreciar un empate ante el último campeón, un equipo realmente muy bueno", expresó Diego Simeone, el DT de San Lorenzo, ignorado por los hinchas de Vélez, club en el que nació. "Mejoramos mucho en defensa, pero todavía nos falta en el aspecto ofensivo", explicó.

Comentá la nota