El rojo de la Caja de Jubilaciones sigue en alza: recauda el 72% de lo que paga

Concluyó el décimo mes del año con un déficit acumulado de 871 millones de pesos y el cálculo oficial estima que en el año alcanzará los 1.160 millones. Por cada $4 que debe pagar, percibe menos de $3
De los nueve agrupamientos que incluye la Caja de Jubilaciones sólo el compuesto por los aportes de los municipios y comunas del interior reflejan un superávit. Las otras ocho, donde se encuentra la administración pública, el Poder Judicial, el Poder Ejecutivo, el Legislativo y los legisladores, el régimen policial, los docentes, los bancarios, Epec y la Municipalidad de Córdoba, terminan volcando la balanza hacia un rojo que no para de crecer mes a mes. Al cierre de octubre, el sistema acumuló un desequilibrio negativo de 871 millones de pesos y el cálculo oficial estima que el año cerrará con 1.160 millones de pesos.

Los recursos propios y regulares de la Caja acumulados a octubre de 2009 suman $2.484 millones. En igual período el sistema previsional provincial afrontó erogaciones por un monto total de $3.355 millones, lo que implica que durante los primeros diez meses del año "el sistema previsional cordobés arrojó un déficit del orden de los $871 millones. Esto lleva a proyectar que el déficit para el año 2009 se ubicaría en alrededor de los $ 1.160 millones", señaló un informe del organismo previsional.

El total de aportes y contribuciones apenas cubren el 72% de las erogaciones prestacionales. Es decir que de cada $4 que paga la Caja, cuenta con menos de $3 de ingresos genuinos para financiarlos. "El único sector en el que los aportes y contribuciones de los empleados activos son suficientes para cubrir el pago a los pasivos es el de los Municipios y Comunas del Interior. En los restantes sectores, con los recursos genuinos que generan los activos a través de sus aportes (y las contribuciones), sólo se cubre una proporción de las erogaciones que demandan los pasivos", destaca el estudio.

El financiamiento

Según el informe, el déficit de los primeros 10 meses del año fue financiado con $389 millones aportados por la ANSES (44,6% del déficit), con $95 millones recaudados a través de la contribución patronal estatal extraordinaria del 2% fijada para la emergencia (11% del déficit) y con aproximadamente $24 millones por pagos efectivizados con títulos (2,7% del déficit). Otras fuentes de financiamiento, principalmente aportes del Tesoro provincial, completaron el resto de los fondos necesarios para hacer frente al déficit, es decir unos $363 millones. Esto significa el 41,7% del total del déficit.

Lo cierto es que el aumento del déficit se fue marcando con el correr de los meses: en enero fue de $66,8 millones; en febrero de $74 millones; en abril de $94,9 millones; en agosto de $94,1 millones y en octubre de $95,8 millones.

"La estructura de financiamiento descripta es muy distinta de la que se hubiese derivado de un estricto cumplimiento de la normativa vigente. Los incumplimientos de la ANSES privaron al sistema previsional de $249,3 millones mientras que los amparos de la justicia a favor de beneficiarios afectados por el diferimiento de hizo lo propio por un monto de $112 millones. Esto quiere decir que, de no haberse producido estos desvíos -que implicaron un vacío financiero de $361 millones-, el desequilibrio financiero hubiese sido casi cubierto en su totalidad, debiendo recurrir a un menor financiamiento por parte del tesoro provincial (el cual hubiese ascendido a aproximadamente $2,1 millones)", destacó el informe que además muestra que mientras los ingresos crecieron en $14 millones desde enero, los egresos aumentaron en $44 millones.

Comentá la nota