El rojo de Aerolíneas cada vez más verde

La Auditoría General de la Nación informó que el patrimonio negativo más que duplica el estimado por Price Waterhouse, a pedido de Marsans. Habrá junta de accionistas caliente.
La Auditoría General de la Nación echó más leña al fuego. El tironeo entre el Gobierno y Marsans por Aerolíneas Argentinas y Austral tendrá hoy otro día caliente, cuando se desarrolle una nueva asamblea de accionistas. Tras analizar los balances de todo 2007 y hasta el 17 de julio de 2008 de las empresas, la AGN informó que el patrimonio neto negativo asciende a 2.190 millones de pesos, 1.296 millones de pesos más que lo había estipulado un auditor privado a pedido de Marsans. Los españoles buscarán aplazar el debate de una capitalización para otra asamblea de accionistas en un mes. Los directores por el Estado y de los empleados, en cambio, intentarán forzar un pronunciamiento. En este clima de tensión crece la posibilidad de intervención de las empresas en las que el Poder Ejecutivo gastó $737 millones para cubrir su rojo operativo entre julio y octubre.

El primer golpe ayer lo dio la AGN. Informó un patrimonio neto –la diferencia entre activo y pasivo– negativo al 17 de julio de 2008, fecha en que se firmó el acta acuerdo entre el Gobierno y Marsans, de $1.891 millones en Aerolíneas y $299 millones en Austral. Fue fruto de un informe de avance que forma parte de una auditoría especial a pedido de la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas del Congreso Nacional.

La AGN destacó que “se agrava considerablemente la situación de progresivo deterioro económico financiero de estas líneas aéreas”. La diferencia con el patrimonio neto negativo al que llegó Price Waterhouse, auditor de las compañías, surgió de un ajuste en la valuación de activos (aviones, repuestos); de incorporar en los balances una deuda de $276 millones a la AFIP; un crédito fiscal por 189 millones de pesos, y la suma de $120 millones de deudas en tasas aeroportuarias. La conclusión a la que llegó la AGN será el punto de conflicto de la asamblea de accionistas de hoy. Por su patrimonio neto negativo, “Aerolíneas Argentinas y Austral están comprendidas en el inciso 5 del artículo 94 de la Ley de Sociedades Comerciales, que establece como causal de disolución la pérdida del capital social, debiendo los accionistas reintegrar total o parcialmente su capital para que no se produzca la liquidación”, afirmó el organismo público.

Para tratar exclusivamente la capitalización inmediata, Marsans logró imponer en una reunión de directorio de ayer la convocatoria a una asamblea de accionistas extraordinaria para el 18 de diciembre. “Primero queremos saber cuánto valen las acciones de las compañías y hacer la capitalización de acuerdo a los tiempos que marca la ley”, dijo Jorge Molina, director por Marsans. De esta manera, en la asamblea citada para hoy a las 17 horas el asunto se tocará tangencialmente. El Estado, en cambio, busca definiciones, ya que no quiere seguir inyectando millones para mantener la operatoria deficitaria de las empresas. Los directores del Estado y de los empleados dijeron que impugnarán administrativa y judicialmente la reunión, a la que calificaron de “ilegítima” y “medida dilatoria”. Aducen que se hizo sin el quórum necesario. Y que en la asamblea de accionistas del 14 de octubre, los representantes de Marsans ya habían pedido un cuarto intermedio para tratar el tema de la situación patrimonial de las empresas.

Comentá la nota