Rogelio tercia en la disputa del sello del PJ

En su edición dominical, el diario Infobae se hizo eco de la campaña interna en Corrientes, poniendo de manifiesto la participación de Rogelio Benítez y algunas declaraciones efectuadas por él al matutino capitalino.
Rogelio se ubica en el medio de la disputa del sector renovador, intentando capitalizar el descontento latente puertas adentro de la orgánica partidaria.

El tercero de los candidatos en pugna aseguró a este medio que no se bajará de la interna, más allá de que Rubén Pruyas y Fabián Ríos terminen acordando, o que uno de ellos se baje.

Antes que la candidatura de Rogelio Benítez tomara fuerza las encuestas (con valor relativo en un proceso electoral interno), marcaban una paridad técnica entre los dos contendientes.

Las contradicciones parecen evidentes en el caso del Vicegobernador, quien apunta a ganar para llevar al sello del partido a la alianza gobernante, en la que reivindica el mismo sitial que pretende tanto el arturismo como el liberalismo, los cuales, de hecho, habrían acordado compartir fórmula.

La segunda contradicción es que, más allá de quién sea el candidato, lo que al poder central interesa es la tracción de votos de la estructura formal del PJ a la boleta de Cristina, para que en el test electoral que supone la trascendental elección de 2009 el matrimonio presidencial no "sea bochado".

Interesa lógicamente, además, determinar quién se atribuye el logro de la única gobernación en disputa y, en este marco, parece impensable la posibilidad que la pareja presidencial esté dispuesta a convalidar una alianza contra natura, en Corrientes, con quien es considerado el enemigo número uno del kirchnerismo, el caso del Vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, responsable de la mayor derrota política que tuvieron los Kirchner, al punto de comprometer seriamente un proyecto político que apuntaba a perdurar en el tiempo al menos 16 años.

El 15 de febrero habrá, sin duda, un voto castigo a la conducción que comparten desde hace tiempo tanto Pruyas como Ríos al punto, incluso, de que no pocos piensan que la pelea no pasa de ser una estrategia común, respecto de lo cual hay indicios que parecieran corroborarlos, entre ellos la circunstancia de que ambos militan y responden a la misma terminal renovadora que desde hace más de veinte años capitanea Juan Carlos "Chueco" Mazzón.

De este voto castigo piensa beneficiarse Rogelio que, a la vez, suma heridos en su incesante tarea militante, a la vieja usanza peronista.

En las últimas horas el novel candidato recibió un llamado de la Casa Rosada, interesado en conocer su postura en el sentido de si militaba en el espacio K o en el llamado anti K. No se descarta que en las próximas horas "Rogelio" pueda mantener una reunión de alto nivel, aunque con una postura firme, emparentada con el correntinismo con el que prefiere identificar su militancia peronista, siendo un crítico tanto de Ríos al que cuestiona por sus posiciones en el Senado, como de Pruyas, al que observa con simpatías radicales recordando que ya en la Constituyente terminó violentando el resultado de las internas para aceptar ser candidato extrapartidario de la UCR.

Los nuevos sondeos seguramente marcarán ya la tercera posición que encarna Rogelio y quizás el malestar que puertas adentro del kirchnerismo genera las posiciones ambivalentes de Pruyas, quien se cuida de hacer equilibrio entre las presiones de uno y otro lado, aunque el costo dentro del justicialismo va en contraposición con lo que puede ser la opinión independiente, no siendo un hecho menor que esta interna es a padrón abierto, con lo cual el malestar de los peronistas podría contrarrestarse con la del voto del no afiliado, aunque habitualmente este segmento no suele ser significativo.

Comentá la nota