Roganti pedirá al fiscal que impute a Valente

Lo hará esta semana a través de su abogado, Luis Juez. Dicen que hay pruebas suficientes para acusar al colaborador de Eduardo Brandolín en el Regional.
Esta semana se producirá un hecho que podría sacudir la modorra del expediente judicial por el ataque a balazos al sindicalista de Villa María Alejandro Roganti, episodio ocurrido en la noche del 14 de abril pasado. A través de su abogado, Luis Juez, Roganti le pedirá al fiscal villamariense Daniel del Vö, que impute al dirigente del Sindicato Regional de Luz y Fuerza Miguel Ángel Valente, como presunto “autor intelectual” del atentado.

“Le vamos a decir al fiscal que entendemos que hay elementos de prueba para imputar a Valente. Creemos que Valente tiene que dar una explicación sobre las pruebas que lo comprometen en esta caso. Hay jurisprudencia de sobra para imputar”, sostuvo Juez. Adelantó que la presentación ante Del Vö la formalizarán entre el miércoles y jueves próximos.

Las constancias a las que se remiten Juez y Roganti tienen que ver con el celular corporativo del Sindicato Regional que estaba en poder de Valente y que habría recibido llamadas de uno de los hermanos Eve, antes y después del ataque.

El dirigente bajo sospecha conduce la Casa del Estudiante del Regional (alberga a un centenar de hijos de afiliados al gremio), que funciona en un ex hotel ubicado en Dean Funes y la Cañada de la ciudad de Córdoba. Valente, además, tiene trato directo con el secretario general del gremio lucifuercista (que no tiene nada que ver con el Sindicato de Luz y Fuerza de Capital), Eduardo Brandolín.

Sebastián Eve, preso en la cárcel de Bouwer, está acusado de efectuar los cinco disparos a quemarropa contra Roganti aquella noche del 14 de abril en la puerta de entrada a la casa del sindicalista y ex candidato a legislador por el Frente Cívico. Su hermano Maximiliano Eve, en tanto, aguardaba en una camioneta Fiat Fiorino, que fue identificada por un policía fuera se servicio que pasaba por el lugar.

Extradición en veremos. A los tres días de la balacera que dejó a Roganti al borde de la muerte, Maximiliano Eve huyó a España, donde fue capturado en junio por otras fechorías: integraba una banda que se dedicaba a robar joyerías en Barcelona y Madrid. Desde entonces, el pedido de extradición gestionado por Del Vö sigue empantanado. La Justicia española entregaría a Maximiliano Eve una vez que sea juzgado en ese país por los referido robos, lo que demoraría aún más su extradición.

Un allegado a Roganti comentó a este diario que “con lo que tiene el fiscal Del Vö referido a Valente es suficiente para imputarlo” y transmitió la “indignación” de la víctima porque el caso “está parado”. Sospechan en el entorno de Roganti que “no hay una decisión del fiscal General”, Darío Vezzaro, para esclarecer la “autoría intelectual” del hecho.

“La extradición (de Maximiliano Eve) está demorada, la causa se paró con Sebastián Eve preso y no hemos visto más avances. El fiscal tiene que imputar a Valente y si la prueba es frágil, como él cree, que lo diga la Cámara de Acusación”, afirmó Juez.

El celular corporativo que compromete al director de la Casa del Estudiante obra en poder de Del Vö desde el 1° de mayo pasado, cuando el fiscal ordenó un allanamiento a la sede del Regional, de donde, además, se llevó computadoras y otros teléfonos.

Desde la Web. En tanto, la página Web “Antorcha”, desde donde se hacen denuncias de distinto calibre contra la conducción del Regional, se volvió a aludir al caso Roganti: “Han pasado siete meses desde que la Fiscalía se llevó el celular número (...) de pago corporativo, pero de uso bien identificado. A ese celular se comunicó el sicario Eve, minutos antes del atentado y minutos después del mismo”, señala el sitio, en el que figura como “editor responsable” Fernando Castiglione.

A mediados de julio, Juez, en representación de la víctima, ya había solicitado al fiscal, aunque sin éxito, que avanzara sobre las sospechas que pesan sobre Valente. Por aquellos días, Del Vö sostuvo que el Regional de Luz y Fuerza “es una pista que nunca se ha dejado de investigar”, aunque desde la Fiscalía General de Vezzaro trascendía que la causa sería elevada a juicio sólo con los dos sicarios como acusados.

“Roganti está indignado por la falta de avances de la causa”, ahondó un allegado a la víctima.

Comentá la nota