"En Rofex queremos abrir nuestro mercado a participantes del exterior"

En vísperas del centenario del Mercado a Término de Rosario (Rofex), que se celebra entre hoy y mañana en la ciudad santafesina, el presidente de la Institución, Luis Ossola, habló en exclusiva con El Cronista. Cuáles son las metas y desafíos para el 2010, en qué estado se encuentra el proyecto de integración con el Mercado a Término de Buenos Aires (MATBA) y cómo influyen los flamantes cambios en la cúpula de la Comisión Nacional de Valores (CNV). El titular de uno de los mercados bursátiles más antiguos de la Argentina adelantó que hay nuevos proyectos en carpeta pero que una de las asignaturas pendientes de la entidad es poder desarrollar sistemas de negociación electrónica que permitan operar con participantes extranjeros.
–Considerando que el 2009 estuvo signado por algunos conflictos sociales y económicos como el enfrentamiento entre el campo y el Gobierno o la brutal sequía que sufren aún hoy ciertas zonas del país, ¿cuál es el balance que hace del año?

– Pese a todo, el 2009 para nuestro mercado fue un año importante y hacemos un balance positivo, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. Hemos crecido en volumen, en todas las posiciones. En rigor, retomamos los volúmenes pre-crisis, con negocios ascendentes muy notorios en la parte financiera como también en productos agrícolas. Respecto a los negocios con futuros de dólar estamos un 26% arriba sobre el año anterior (2008) y pensamos que llegaremos a unos 50.000 millones de dólares en contratos para fin de año. A su vez, hemos incorporado nuevos operadores y tecnología; por ende, entendemos que el posicionamiento que hemos logrado es muy bueno. Llegamos al centenario muy contentos realmente.

– Con buenos resultados en el período que termina y una recuperación en los valores, ¿qué desafíos se ha planteado el Rofex para el 2010?

– Los principales desafíos apuntan a tratar de mantener la operatoria en estos niveles, buscando conseguir mayor penetración en el mercado. En este sentido, una de nuestras grandes asignaturas pendientes será además desarrollar sistemas de negociación electrónica más sofisticados, que nos permitan operar con participantes extranjeros. Hoy sólo podemos operar con los jugadores del mercado local.

–Las perspectivas económicas que manejan...

–A pesar de que desde el punto de vista del clima nos enfrentamos a condiciones desventajosas (hay zonas en las que no llueve u otras en las que llueve demasiado, por caso) en lo que hace a la soja estamos esperando una muy buena cosecha, que se reflejará en el negocio de futuro de granos. De hecho, estimamos llegar a las 7 millones de toneladas en el mercado agrario en corto tiempo.

–¿Hay algún proyecto en carpeta para el año que viene?

–Se está trabajando en una disposición de normas que parten del Banco Central para lograr el ingreso de operadores extranjeros al mercado. Hay también en carpeta propuestas que se presentaron a la Comisión Nacional de Valores (CNV), como el producto Sur (soja up river), que se trata de la negociación de contratos de soja y que creemos tendrá una gran aceptación. También tenemos el reto de desarrollar aún más productos financieros que ya están vigentes pero que no tuvieron el impulso que esperábamos. Es el caso, por ejemplo, del mercado de tasas de interés o de productos de monedas diferentes al dólar, como el euro y el real brasileño.

–De un tiempo a esta parte mucho se habló también de una posible fusión de Rofex con el MATBA, ¿en qué etapa se encuentra este proceso y en qué consiste?

–Yo no lo llamaría estrictamente una fusión, si no una integración de mercados, ya que ambos compartimos una gran cantidad de operadores. Hubo una primera etapa de este proyecto, que fue la de análisis, donde se evaluaron las ventajas y oportunidades, las sinergias y diferencias. El estudio lo hizo la consultora Infupa, pero estamos esperando los resultados, que llegarán antes de fin de año. Después cada uno lo evaluará en su propio directorio y el año que viene surgirán definiciones. Pero se tratará de un mercado de complementación, con la idea de compartir negocios, sin llegar a una fusión patrimonial.

–Teniendo en cuenta que hay proyectos que están esperando aprobación en la CNV, ¿en qué medida influye sobre esto el reciente cambio en el directorio?

–Creemos que no va a haber ningún cambio en cuanto al Rofex. No percibimos que vaya a perjudicar estos procesos. Desde aquí siempre tuvimos buena relación y diálogo con CNV, nunca en nuestra larga historia tuvimos inconvenientes con ellos. Lo cierto, de todas formas, es que el cambio es tan reciente que aún no tuvimos contacto con las nuevas autoridades. Todavía estamos esperando un acercamiento.

–¿Qué piensa sobre la posibilidad de que se aplique un gravamen a la renta financiera?

–Lamentablemente ante este tipo de medidas, la primera reacción del mercado es una baja en el nivel de negocios. No tenemos claro la repercusión final que podría tener, pero a priori claramente no es favorable.

Comentá la nota