RODRÍGUEZ SAÁ LE PIDIÓ LA RENUNCIA A TODO SU GABINETE

El rumor durante la semana fue demasiado fuerte y en la víspera se confirmó: Rodríguez Saá le pidió la renuncia a todo su gabinete, aunque dijo que no debía ser indeclinable, pero si que quedara "a disposición" para hacer una evaluación. Los nombres más cuestionados de este período: Guillermo López, ministro de Seguridad, que el próximo 15 podría quedarse sin inaugurar las camaritas de video en el centro, Silvia Rodríguez, la hipercuestionada ministra de Educación y el titular de Transporte, Facundo Santarone.
La lista de los que no conformaron no quedaría allí, según "radio pasillo" de la Casa de Gobierno, sino que también Estela Rubino de Catalfamo, la ministra de Infraestructura, estaría entre los que no conforman a Rodríguez Saá.

Si bien la lista podría ser aún más extensa, los nombres que aventuraban algunos periodistas el domingo, en la larga espera de la sesión preparatoria de Diputados, eran esos. Se hablaba, incluso, de algunos reemplazantes.

Anoche, Rodríguez Saá eligió nuevamente el canal estatal para hacer los anuncios: “Tengo ministros excelentes, pero aúnlos mejores están como cansados, aburguesados. Quiero más acción, la gente quiere hechos”, le dijo a la conductora del noticiero.

Se tomó casi medio programa para hablar de lo que tuvo ganas, entre esos temas "del sueño cumplido de Martín Luther King", al referirse a la elecciòn de Barack Obama como presidente del gigante del norte y como no podía ser de otra manera, criticó al gobierno nacional por las medidas que tomó para enfrentar la crisis, fomentando el crédito para la compra de automóviles y bienes de consumo, argumentando que en San Luis se hacían las cosas mejor, al proponer compra de computadoras para los niños.

Como si los ingresos reales de la población sanluiseña fueran los mejores y los puntanos vivieran en la opulencia, particularmente aquellos que dependen de la administración pública, señaló: “Creo más en el salario real que en los créditos para el consumo, pero quizás no puedan mejorarlos y entonces bienvenidos sean estos créditos para reactivar el sector automotriz”.

Poniendo paños fríos a la sensación creada por un funcionario de tercera línea de Villa Mercedes, del área de Relaciones Laborales, que salió a decir que los empresarios tomaban a los empleados como la primera variable de ajuste en la actual coyuntura de crisis, Rodríguez Saá hizo una advertencia. “No creo que ningún industrial tenga necesidad de generar desocupación en la provincia. Ojo con los avivados, aquéllos que toman la crisis como una excusa para solucionar problemas personales”, destacó el mandatario, quien dijo que piensa reactivar la obra pública el año venidero. Hay que "refundar y repensar la obra pública", argumentó, como uno de los pilares para frenar la desocupación.

Comentá la nota