Rodríguez Saá y Negre reclamaron mayor participación del Congreso

"Cuando se terminan las facultades delegadas, a las burocracias corruptas se les terminan los instrumentos de la corrupción", expresó el ex presidente durante la sesión de esta noche en el Senado.
Los senadores nacionales por la Provincia de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso fundamentaron su rechazo a la prórroga de las facultades delegadas y la limitación de los llamados superpoderes, que le otorgan al Gobierno el uso arbitrario del Presupuesto.

"Vamos a votar en contra de la delegación de facultades, los superpoderes y propiciar la reforma del tratamiento de los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) para fortalecer las instituciones republicanas, y funcionen en plenitud los Poderes del Estado", aseguró el senador Rodríguez Saa, al fundamentar la actitud que adoptaría el bloque que preside.

El legislador puntano, durante su discurso discrepó con el "oscurantismo y la teoría del caos institucional" propiciado por el bloque oficialista a favor de la prórroga de la delegación de facultades, remitiéndose al último mensaje pronunciado por el Presidente Juan Domingo Perón ante la Asamblea Legislativa, donde se refirió al modelo argentino para el Proyecto Nacional y manifestó que "El Congreso deberá participar activamente en el proceso de programación de la estructura institucional del país y de la revisión periódica de actualización de las normas" .

De este modo, Rodríguez Saá no solo hizo una apreciación de Perón referida al debate, sino que lo tomó como una reivindicación al "menosprecio que muchas veces se realiza contra el pensamiento doctrinario", según indicó.

En ese marco, el parlamentario indicó que "cuando se terminan las facultades delegadas, a las burocracias corruptas se les terminan los instrumentos de la corrupción", y aclaró que cuando ello ocurra en "Argentina no podrá haber funcionarios escondidos, dando prevenda de exenciones para obras públicas".

Como así tampoco, se podrá "modificar el patrimonio de los argentinos a través de pequeñas normas y correcciones diarias en la AFIP o en el Banco Central".

Tambien se refirió a la ONCCA, como una "creación completa de la delegación de facultades".

De inmediato el legislador no oculto su esperanza que "llegará el día en que se cumpla con la Constitución" y caigan las delegaciones de facultades sin que no pase nada y el gobierno de turno solo tendrá que remitirse al Congreso.

En ese contexto, remitiéndose al convenio millonario firmado entre el gobierno y la Asociación del Fútbol Argentino, Rodríguez Saá explicó que sin las delegaciones de facultades lo único que sucederá es que ante ese tipo de contratos la iniciativa "va a tener que pasar por el Parlamento, para que lo autorice" donde se "podremos valorar si es mejor invertir en el futbol o para atacar los males de la pobreza".

Aseguró, además que también "tendrá que pasar por el Congreso todo lo que se refiere a la Deuda Externa" para "definir si Argentina tiene que pagar por las refinanciaciones interese enormes o si no los debe pagar y debe contraer deuda externa por intereses corrientes".

Por su parte, la senadora Negre de Alonso calificó a las facultades delegadas como "uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis", ya que "no puede tener mayor poder de destrucción y no tiene límites en los daños que va a causar".

Durante el debate dijo: "Estamos discutiendo la institucionalidad de la República, la naturaleza misma de este órgano para lo cual el pueblo de nuestras provincias nos ha votado".

Además, realizó una distinción jurídica entre "facultades delegadas y facultades delegantes", y consideró que el artículo del Código Aduanero que faculta al Gobierno a fijar aranceles de exportación ya ha caducado.

En ese contexto, en breves declaraciones a la prensa, aseguró que "el campo se debe quedar tranquilo" dado que la iniciativa del gobierno "ratifica la legislación delegada posterior al 2006", por lo que "cae el aumento de las retenciones de noviembre de 2007".

Comentá la nota