Rodolfo Martínez Llano y Rubén Pruyas buscan la intervención federal

Si bien la Justicia ya rechazó este lunes todas las impugnaciones presentadas por el Justicialismo, se insiste con hacer caer la convocatoria del 4 de octubre mediante una resolución del Juzgado Federal de Paso de los Libres. Pruyas sostiene insólitamente que la Asamblea Legislativa debe aprobar el escrutinio definitivo.

Aunque de manera elíptica, el vice gobernador Rubén Pruyas confirmó ayer en sus publicitadas –con 24 horas de anticipación- declaración en FM Sudamericana cual es la intención verdadera que el Justicialismo persigue con sus denuncias de fraudes electorales y reclamos judiciales: lograr una nueva intervención federal a la provincia que dentro de dos años en una nueva elección y con la ayuda de una candidatura presidencial de Néstor Kirchner lleve al PJ a la gobernación de la provincia.

Este el operativo comenzó en Paso de los Libres, a donde el empresario Rodolfo Martínez Llano llegó para impulsar un planteo de nulidad del llamado a elecciones para el 4 de octubre ante la juez federal de esa ciudad a quien conoce personalmente y donde su sobrino, ex director del diario El Libertador, es uno de los secretarios.

De esta maniobra informamos este mismo martes en exclusiva desde Corrientes Noticias, medio desde el que venimos anunciando desde hace días una movida de algunos dirigentes del peronismo local con Martínez Llano y el vice gobernador Rubén Pruyas a la cabeza y con el apoyo de algunos referentes del Frente de Todos para postergar o hacer caer definitivamente el ballotage del 4 de octubre provocando un conflicto que desemboque en una intervención judicial.

Ayer Sudamericana se convirtió en el vocero oficial del movimiento político judicial que puede interrumpir nuevamente la institucionalidad en la provincia. Desde la tarde del lunes comenzó a anunciar una nota en exclusiva con el v ice gobernador Rubén Pruyas, uno de los hombres de la política que habitualmente atienden a todos los medios cuando lo llaman, pero que en esta oportunidad se llamó a silencio por algunas horas y pacto una nota con preguntas que se notaban eran arregladas para desnudar totalmente la estrategia que impulsa.

"Arturo Colombi se equivocó al convocar para el 4 de octubre. Primero se reunirá la Asamblea" dijo Pruyas quien sostiene que la Asamblea es la que debe aprobar el escrutinio definitivo, un requisito que considera indispensable para continuar con el proceso electoral pese a que esto no es expresado de ninguna manera en la Constitución Provincial.

"Yo sigo los preceptos constitucionales y legales correspondientes. La Junta Electoral no ha decidido los resultados que tienen, es decir, no están firmes, los resultados pueden cambiar porque hay reclamos e impugnaciones que se han hecho ante la justicia" dijo sin saber que minutos mas tarde el Superior Tribunal de Justicia rechazaría todas las impugnaciones presentadas por el peronismo.

Pruyas se basa en el el artículo 120º del Código Electoral. "Mi postura está a favor de la postura del Código Electoral, que es ley en Corrientes desde el año 2000, en que la Intervención Federal dispuso la adhesión a través del Decreto Ley 135" dijo el médico vice gobernador que prefiere obviar la Constitución de la Provincia.

En este sentido, dijo creer que "el Gobierno no ha esperado la resolución, es decir, el aval legislativo de la Asamblea que es soberana en este tema" y planteó la posibilidad de un conflicto tripartito de poderes.

Las voces en contra de sus apreciaciones se levantaron inmediatamente. El diputado UCR Armando Aquino Britos adelantó que no concurrirá a la asamblea porque "ni siquiera existe la obligación de reunirla, porque lo que hace la Junta es simplemente informar" dijo.

Por su parte el abogado constitucionalista, Mario Midón aclaró que la Asamblea Legislativa no tiene facultades para convalidar los resultados de una elección. "La provincia de Corrientes a través de su Constitución ha arreglado el mecanismo de balotaje. Se establece que la única intervención de la Asamblea Legislativa es cuando se produce un empate en la segunda vuelta. Si el 4 de octubre se produjera un empate, recién entonces debería intervenir la Asamblea Legislativa para elegir al gobernador", ejemplificó.

Para Midón, la búsqueda por parte de Martínez Llano de una resolución que haga caer las elecciones del 4 de octubre no tiene sustento por la incompetencia de la Justicia Federal en las elecciones de Corrientes. Consideró "descabellada" la presentación que se realizó en el Juzgado Federal de Paso de los Libres. "Estas elecciones son provinciales y la única autoridad con competencia para juzgar si han sido realizadas de conformidad a la ley, son las autoridades provinciales", sostuvo.

"Todo esto no resiste el menos análisis y quisiera creer que todo es parte de los fuegos artificiales en ocasión de los cambios en el elenco del gobierno. Si un Tribunal Federal se prestara a intervenir en estas cuestiones no tendría cabida de ninguna manera", concluyó en declaraciones a FM Metropolitana.

El objetivo final de toda la operación política no es otra que provocar un conflicto de poderes o una acefalía en la provincia que lleve a la intervención federal, una medida que en la mente de Martínez Llano y Pruyas tendría una duración de dos años, precisamente hasta la fecha de elecciones presidenciales en el 2011, tiempo en el que aspiran a poner un candidato que ayudado por la gestión provincial y con el arrastre de una candidatura presidencial de Néstor Kirchner lleve a un peronista a la gobernación de Corrientes.

Comentá la nota