Roco Colazo fue destituido por unanimidad

El Jury entendió probado su mal desempeño como fiscal de Huinca Renancó. La defensa anticipó que apelará ante la Corte.
El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (Jury) de Córdoba destituyó por unanimidad al fiscal de Huinca Renancó Juan Manuel Roco Colazo por mal desempeño de sus funciones.

Los miembros del Jury encontraron largamente probadas las acusaciones que planteó durante el proceso el fiscal general de la Provincia, Darío Vezzaro.

Roco Colazo y su defensor, Alejandro Zeverín, consideraron que el fallo tiene una intencionalidad política y que obedeció a que el destituido fiscal no fue funcional a los reclamos del poder de turno. Zeverín anticipó que apelará para que el caso llegue a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La audiencia se inició pasado el mediodía y el acusado pudo formular sus últimas palabras antes del veredicto.

En lo que se pareció a un prolongado alegato, Roco Colazo dijo que éste "es un tiempo en el que se impone la corrupción estructural" del Estado, a la que vinculó con "la droga y los negociados", aunque sin dar precisiones. En ese marco, sostuvo que la suya fue "una causa armada y preparada por el poder de la corrupción estructural".

Luego de defender su larga actuación en la Justicia, afirmó que el fiscal general le había pedido años atrás que "pisara" una causa que involucraba a un empresario agropecuario del sur cordobés, a lo que él no accedió.

Añadió que Vezzaro y el legislador y miembro del Jury Domingo Carbonetti (PJ) tenían intereses en esa causa. Y que como él no fue funcional, paga las consecuencias.

Luego de unas cuatro horas de deliberaciones, el Jury dictó sentencia y destituyó a Roco Colazo. Del mismo modo, y también por unanimidad, rechazó los pedidos de nulidad del proceso que había planteado la defensa. El cuerpo sostuvo que Roco Colazo, a pesar de sus problemas de salud, conocía el caso y que, a diferencia de lo planteado por su defensor, estaba en condiciones de defenderse con normalidad.

Cosas de familia. Los integrantes del Jurado entendieron plenamente probado el mal desempeño y se explayaron en explicaciones en diversas causas en las que actuó el ahora ex fiscal. Sostuvieron que en su accionar hubo desidia, desinterés, decisiones no racionales y formas de actuar no equitativas según los casos. Inclusive, le achacaron lentitud en causas que tenían prioridad de juzgamiento.

Por ejemplo, compararon la rapidez con la que actuó en un caso que involucraba como víctima a un hijo suyo y la lentitud en otro de violación a dos pequeñas de 3 y 4 años, lo que derivó en el sobreseimiento del acusado.

Incluso, le recriminaron haber tomado medidas en el caso de su hijo antes de apartarse del tema, por ser precisamente familiar directo.

No le aceptaron el fundamento del acusado de que en esa causa realizó sólo las diligencias urgentes (entre éstas, un dosaje de sangre) para apartarse luego, de inmediato.

Terminada la sesión, Zeverín calificó el fallo como "una vergüenza", entendió que no fueron probadas las acusaciones e insistió en que la "corrupción estructural" llevó a la sentencia condenatoria de su cliente.

A diferencia de anteriores sesiones, ésta transcurrió sin incidentes y los miembros del Jury y el fiscal Vezzaro se retiraron en silencio.

El amparo del hijo

Hijo. Aunque no formó parte de la acusación, se mencionó en el proceso del Jury un amparo presentado a favor de un hijo de Roco Colazo, que concurría al secundario.

Presentación. El joven tenía problemas con un profesor y la madre del estudiante, Isidora Díaz, presentó el año pasado un amparo para que pudiera rendir una materia con otro profesor.

Aceptación. El juez de control de Huinca Renancó, Juan Carlos Solveira, hizo lugar al amparo y el joven rindió el examen final de la materia con otro profesor.

Problema. El Estado provincial no apeló la medida y esto provocó un problema con el gremio docente, que entendió que no se defendía al educador.

Comentá la nota