Roces entre el Gobierno y México

Disgustada, la administración de Felipe Calderón demoró la autorización para la llegada de un avión argentino
El gobierno de Cristina Kirchner consiguió ayer un avión de Aerolíneas Argentinas para repatriar hoy a los turistas argentinos varados en México luego de que la Casa Rosada suspendiera los vuelos desde ese país para prevenir el avance de la gripe porcina.

Sin embargo, la autorización para aterrizar la nave en México fue demorada durante todo el día de ayer por el gobierno de Felipe Calderón, que protagonizó un cortocircuito con la Casa Rosada.

La habilitación para el aterrizaje del avión llegó finalmente anoche pero, para ese momento, la influenza A (H1N1) ya se había transformado en el eje de un nuevo incidente diplomático, esta vez con el gobierno mexicano, molesto con la Argentina por dos razones.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, la cancelación de los vuelos comerciales ordenada por la Argentina, el miércoles pasado, "no cayó bien en México".

La administración de Calderón se disgustó además por la intención del Gobierno de que en el chárter de Aerolíneas viajara un equipo sanitario.

La misión de médicos que dispondría la ministra de Salud, Graciela Ocaña, fue objetada por México. "El gobierno de Calderón asegura que eso genera la imagen de que México no tiene equipo sanitario", señaló a LA NACION un alto funcionario oficial.

Esto último, conjeturó, molestó más a México que la misma suspensión de los vuelos comerciales.

Tanto que ayer, cuando promediaba el día, una fuente de máximo nivel aseguró: "Estamos esperando a que el gobierno mexicano nos autorizara a aterrizar con nuestro avión. Es ahora un problema diplomático".

En Balcarce 50 argumentan que la suspensión de vuelos comerciales es una medida preventiva, que se inscribe dentro de las facultades soberanas de cualquier país. Otros Estados tomaron resoluciones similares.

"Es una facultad de cualquier país soberano suspender vuelos para poner un freno sanitario", señaló ayer un allegado a Cristina Kirchner, irritado también por este nuevo econtronazo con otro gobierno.

La canciller mexicana, Patricia Espinosa, se refirió ayer en duros términos hacia la Argentina (ver aparte). LA NACION intentó conocer la opinión de su par argentino, Jorge Taiana, pero sus voceros no respondieron los llamados.

En rigor, México había autorizado el aterrizaje de los aviones anteayer a la tarde a pesar de la cancelación de los vuelos comerciales, que vencerá mañana.

Sin embargo, no se conocía aún que una misión de médicos iría en esos aviones. Eso fue lo que terminó de disgustar al gobierno de Calderón, que retrotrajo su decisión de habilitar los aterrizajes y la dejó en suspenso hasta anoche. Sin embargo, a pesar de la autorización final, al cierre de esta edición se desconocía si el equipo médico viajaría en el Airbus.

Cambio de planes

En un principio, eran dos las naves que la Casa Rosada buscaba conseguir para repatriar a los turistas argentinos varados en Cancún y el Distrito Federal. Ayer se confirmó que la cantidad de pasajeros no lo ameritaba y se dispuso el uso de una sola nave, que llegará a México, hoy, alrededor de las 14 (hora mexicana)

Originalmente, el Gobierno iba a enviar dos vuelos, uno a Cancún, destino turístico de muchos argentinos, y otro a Ciudad de México. Ayer se decidió fletar una sola nave, que bastaría para transportar a los pocos argentinos cuyos pasajes ya vencieron. Muchos otros ya regresaron por su cuenta y varios tienen tickets de regreso para después de mañana, cuando quedarán rehabilitados los vuelos comerciales.

Comentá la nota