Roces por la atención sanitaria en el interior

El PAMI financiará la reconstrucción de ADOS.
El convenio entre el Gobierno y el PAMI para la financiación por $ 36 millones que serán destinados a la recuperación del ex sanatorio ADOS (Mendoza al 100) fue ratificado ayer por el bloque oficialista de la Legislatura, pese a los votos negativos de la oposición.

El acuerdo habilita a la Provincia a realizar la contratación directa de la empresa que se encargará de la refacción y de la construcción de 6.000 metros cuadrados del nuevo edificio, a un costo calculado de $ 19 millones. El resto del aporte se destinará a equipamiento y a mobiliario. Sin embargo, los fondos serán administrados directamente por la obra social nacional

"Se pagarán los certificados de obra a medida que se los remita, según los avances que se realicen. Los recursos son reservas del PAMI, y este préstamo se cancelará con servicios de la propia estructura sanitaria. No habrá desembolso, sino contraprestaciones, lo que permitirá aprovechar la infraestructura y los costos fijos", explicó José Cúneo Vergés. El alperovichista remarcó que el aporte será descontado mes a mes, de hasta el 70% de la facturación al PAMI por cualquier uso que se haga de las instalaciones del Siprosa. El 30% restante se destinará a insumos.

El peronista resaltó que el nuevo hospital estará especializado en cirugía mayor ambulatoria, para casos que requieran menos de 12 horas de internación; en una unidad de cuidados paliativos, para pacientes con patología terminal y sobrevivencia menor de seis meses; en prestaciones oncológicas y en clínica general. Anunció que la proyección a futuro es llegar a realizar 14.000 consultas y 9.000 intervenciones quirúrgicas por año.

Objeciones

La oposición no acompañó la iniciativa. José Cano cuestionó que la obra social estatal de la Nación financie obras públicas, y remarcó que el problema sanitario no es de infraestructura. "El Subsidio de Salud no le paga las prestaciones a los hospitales públicos, y la Provincia cobra todas las cápitas especiales, que son más de $ 3 millones. El costo en infraestructura debe multiplicarse por dos para el mantenimiento, lo que obligará a contar con $ 76 millones", dijo.

El referente de la UCR denunció que el hospital de Ranchillos apenas tiene la atención de un centro de atención primaria al igual en otros del interior, y que en el de Simoca no funciona el quirófano ni para un parto, lo que obliga a los vecinos a venir a la capital para su cuidado. "Es imposible tener 40 prácticas en un quirófano por día. Lo principal es la descentralización en la atención. Este convenio no tiene ninguna lógica, y recibió opiniones en contra del consejo consultivo local", alertó.

Esteban Jerez se sumó al rechazo, al compartir los argumentos del radical y al reclamar parámetros de transparencia para la concesión de las obras, no a partir de leyes de excepción. Del mismo modo se pronunció Ricardo Bussi.

"Me alegra que en este tema seamos más los que nos oponemos", sostuvo Osvaldo Cirnigliaro al ironizar por los votos divididos de ese sector en otros temas, lo que motivó el enojo de Cano, quien le reclamó respeto. "Un plan de gobierno no es un listado de obras que puede hacer cualquiera, sino objetivos y metas, con coherencia y consistencia", afirmó el laborista.

Comentá la nota