Roca y Bariloche se sumarán al paro hospitalario

La actividad sigue paralizada en Cipolletti. Extendieron la retención por una semana más.
En la asamblea realizada ayer en el hospital Pedro Moguillansky de esta ciudad se conoció que la retención de servicios que prácticamente paraliza toda actividad programada se extenderá a otros nosocomios, entre ellos -y son los dos seguros- los de Bariloche y Roca. Y los asambleístas resolvieron prolongar la retención (paro con presencia en sus lugares de trabajo) si en el ínterin no surgen respuestas positivas a una serie de reclamos.

En efecto, la retención se prolongará hasta el viernes de la semana venidera (el primer plazo vencía hoy) por lo que solamente se atenderán las urgencias en Guardia de Emergencia, en las guardias de los diversos servicios y también a los internados en Clínica Médica, Pediatría y Terapia Intensiva.

La situación impacta directamente en la población ya que a las actividades programadas concurren unas 400 personas al día. Sin embargo, en líneas generales, la gente estaba interpretando la actitud de médicos y profesionales con los que tiene trato permanente, y esto surgió de un breve paneo efectuado ayer en el acceso central y en las inmediaciones del centro de salud público de calle Naciones Unidas.

Como desde que empezó esta medida, se pide encarecidamente a los vecinos que no concurran por problemas menores porque no hay atención, y que no haga lo propio en el vital servicio de Guardia de Emergencia, reservado para los casos severos.

Igual criterio se está adoptando con las derivaciones de otras localidades, recibiendo sólo los casos con rango alto de gravedad o sujetos a cirugía imprescindible.

La reunión plenaria de ayer fue convocada por la Asociación de Profesionales que preside el doctor Carlos Lasri. Asistieron unas 120 personas sobre las casi 400 que integran la planta del nosocomio.

Allí se supo de la segura adhesión de Roca y Bariloche, a partir del lunes, y se aguardaban novedades del Zatti de Viedma.

Todo el problema -aparte de los estructurales y funcionales, ya conocidos- se potenció días atrás por la falta de pago del aguinaldo y del considerado "insuficiente" porcentual que se liquida por punto de guardia, lo que torna imposible "retener" a médicos que encuentran en otros horizontes mejores perspectivas laborales y salariales. Esas fueron las gotas que hicieron rebalsar un vaso ya colmado. (Como ya se indicó en menos de un año renunciaron 14 médicos de diversos servicios).

En la reunión de las 11 -donde incluso estuvo la directora a cargo, Claudia Muñoz, a modo presencial- se dispuso solicitarle al Ministerio de Salud de la provincia una suma fija no remunerativa en los haberes, a partir de septiembre, de 3.000 pesos, desglosados proporcionalmente entre el personal.

Junto con los médicos y los profesionales técnicos, de enfermería, radiólogos y laboratoristas, estuvieron representantes de mucamas, administrativos, cocineras, de servicios generales, mantenimiento y demás.

Se solicitará una audiencia urgente con la ministra Cristina Uría para presentarle una nota y exponer personalmente el caso.

Comentá la nota