El FBI robó una cara a España

La inteligencia de EE.UU. admitió que usó la foto del líder izquierdista Gaspar Llamazares para actualizar el retrato del hombre más buscado del mundo.
En la serie CSI de la tevé norteamericana, la policía científica de Las Vegas logra hacer ver cómo luce envejecido un asesino del que hace rato no tiene noticias. El proceso parece veloz, y le confirma una vez más al mundo que la tecnología norteamericana siempre está a la altura de las circunstancias. En la realidad, las cosas no parecen ser tan fáciles, al menos para el FBI. El último retrato digitalizado del hombre más buscado del mundo, el saudí Osama Bin Laden, se basó en una foto del político español Gaspar Llamazares, actual diputado de Izquierda Unida, que un dibujante del laboratorio que los federales tienen en Quantico (Virginia) obtuvo en internet gracias al buscador Google imágenes.

Tras el escándalo, destapado por el diario español El Mundo, EE.UU. admitió un "error inexplicable" y pidió disculpas formales a Llamazares. "Nuestros artistas forenses tienen una amplia variedad de rasgos genéricos de la cara que pueden elegir del programa que usamos para crear estas imágenes simuladas. Por alguna razón un técnico en particular no estaba satisfecho con el pelo que ofrecía el programa, y por iniciativa propia decidió acudir a las imágenes de Google", explicó Ken Hoffman, vocero del FBI.

Según la versión oficial, el dibujante se guió por las claves "caras" y "una variedad de nombres islámicos" para conseguir los rasgos adecuados. "En una de las búsquedas surgió la cara de Llamazares y le gustó", dijo el funcionario, quien aclaró que el artista "no tenía la menor idea de quien se trataba".

La foto de Bin Laden reproduce sin cambios el pelo de Llamazares, grisáceo, canoso y algo ondulado. También utiliza intacta la frente del diputado, sin retocar siquiera la arruga que la recorre de sien a sien. Al parecer, el agente se sintió satisfecho con su obra, porque también utilizó a Llamazares para actualizar la imagen del libio Atiyah Abd al-Rahman, presunto emisario de Al Qaeda en Irán.

Ambas fotos aparecen publicadas en el sitio www.rewardsforjustice.net, desde donde el Departamento de Estado ofrece recompensas de hasta 25 millones de dólares, ése es el caso de Bin Laden, por la captura de terroristas. Como no tienen fotos recientes de los sospechosos, el FBI trata las imágenes de las que disponen con herramientas digitales que reconstruyen los rostros como serían años más tarde.

Tras la revelación de El Mundo, un diplomático norteamericano en Madrid llamó a Llamazares para disculparse. "De partida, le expresamos nuestra pena y pedimos disculpas por lo ocurrido", explicó William Ostick, consejero de Asuntos Públicos, que recibió de primera mano el malestar del diputado. "Naturalmente, le preocupa que la foto le pueda causar complicaciones en el futuro, y también dijo que le preocupaban las molestias que semejante situación le pudiera haber supuesto a un ciudadano normal y corriente", dijo Ostick.

Llamazares no quedó del todo satisfecho con la explicación de la embajada. "Esto demuestra el escaso nivel de los servicios de inteligencia de EE.UU. –dijo el diputado–. Y resultaría cómico si no fuera porque afecta a la seguridad y a la libertad de personas que no han cometido ningún delito".

Comentá la nota