Robaron de la Rosada el bastón y la banda presidencial que usó Frondizi

Robaron de la Rosada el bastón y la banda presidencial que usó Frondizi
Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que se trató de un robo por encargo y que se produjo hace 20 días, cuando el Museo estaba cerrado por refacciones. En el 2007 se habían llevado objetos de otros ex presidentes.
En un nuevo hecho que delata la vulnerabilidad de la custodia gubernamental, el bastón de mando y la banda de seda del ex presidente de la Nación Arturo Frondizi desaparecieron de una vitrina del museo que funciona dentro de la Casa Rosada. Las autoridades del lugar radicaron una denuncia policial que ya está en manos del juez federal Marcelo Martínez De Georgi. Ayer mismo, la Justicia comenzó a citar a los 30 empleados que trabajan allí. Según pudo saber Crítica de la Argentina, la mayoría de ellos ya había declarado en 2007 cuando se conoció el hurto de la lapicera de oro que perteneció al ex presidente Roberto Ortiz.

El gobierno nacional se enteró del robo el lunes a la noche cuando la directora del Museo, Nancy Echegaray, de 72 años, le comunicó la noticia al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Entonces, el funcionario le ordenó que radicara una denuncia penal e inició un sumario interno para averiguar si el delito pudo haber sido cometido por personal de la propia Casa Rosada. El Poder Ejecutivo ya aportó a la Justicia todas las filmaciones y confía en que de allí podrán surgir elementos para descubrir al autor del ilícito.

A grabador apagado, la Policía Federal responsabiliza al gobierno nacional. "Es absurdo que haya ocurrido otro robo. Cuando fue el anterior, sugerimos que pusieran custodia las 24 horas y que instalaran cámaras. Prometieron comprarlas pero hubo negligencia", dijo una fuente. Algo es indudable: la seguridad en todo el edificio de la Casa Rosada deja mucho que desear y está a cargo de tres grupos distintos. La Casa Militar es la encargada de custodiar el área presidencial y la Comisaría 2ª se ocupa de lo que sucede en los alrededores de Balcarce 50. Pero además hay un destacamento sin juridicción que cumple funciones en el perímetro de la Casa.

La ausencia de los objetos que pertenecieron a Frondizi habría sido detectada por lo menos veinte días atrás. La Policía sospecha que el robo ocurrió entre el 13 de enero y el 3 de abril, cuando el lugar estuvo cerrado por refacciones. Sin embargo, la directora del Museo dice haber visto el bastón el 9 de marzo, cuando regresó de sus vacaciones.

"Vamos a ver quiénes pusieron el dedito, pero probablemente nos encontremos con miles de personas. Por eso una línea investigativa apunta a los empleados", le dijo a Crítica de la Argentina una alta fuente policial. El museo tiene un sólo ingreso desde la calle, por Hipólito Yrigoyen 219. Desde el interior de la Casa de Gobierno, hay una puerta que está en el subsuelo, al lado del ascensor, y comunica con el museo.

Ahora, el juez Martínez De Giorgi ordenó la realización de distintos peritajes para intentar determinar lo que ocurrió con los elementos buscados y el Museo continuará cerrado por dos semanas más.

"Los objetos de Frondizi habían sido separados de la sala del museo porque fueron expuestos en octubre de 2008 por el centenario de su nacimiento. Estaban en una zona sin custodia y sin cámaras de seguridad. Las refacciones se hicieron porque había demasiada humedad", dijo una fuente policial. Aún hoy en la página web del museo se anuncia la exposición temporaria "Frondizi y el mundo" en el auditórium del lugar.

En el gobierno nacional descartan que exista algún móvil político y atribuyen el hecho a personal de la Casa Rosada. Un alto funcionario le dijo a Crítica de la Argentina que sospechan que en la sustracción intervino algún "empleado infiel" dispuesto a hacer negocios con el patrimonio histórico.

Los investigadores apuntan a la hipótesis del robo por encargo. "Es probable que haya un mercado negro de objetos presidenciales, pero no es fácil ubicarlos. Quizá los hurtos son a pedido de un coleccionista millonario, aunque si alguien roba una lapicera de Ortiz no la va a vender así, sino como lapicera antigua. En este caso, no se sabe si intervino una banda profesional o alguien de adentro que quizá después entregó los objetos", razonó un detective de Interpol, que a partir de hoy tomará intervención en el caso.

En diálogo con este diario, Juan Carlos Pallarols –el orfebre que talló la mayoría de los atributos presidenciales– afirmó que la pieza fue tallada por la joyería Ricciardi. "Es un bastón de oro, estilo inglés, que mide 1,19. Tiene estrías en la empuñadura de oro y lleva un escudo en relieve pintado. Es de madera de caña de Malaca, tiene un regatón con punta de acero y dos borlas colgando", precisó. Pallarols sostiene que el bastón de Frondizi carece de valor económico: "En una joyería hoy cuesta alrededor 4 mil pesos, pero a un reducidor no le dan más de 500. La banda directamente no tiene valor porque ni siquiera tiene el nombre del presidente", dijo.

Comentá la nota