Robaron en Auschwitz la leyenda que mostraba el cinismo de Hitler

El cartel metálico que ostentaba el cínico lema nazi Arbeit Macht Frei ("El trabajo nos hace libres"), sobre la entrada del campo de concentración de Auschwitz, fue robado en la madrugada de ayer sin que la policía polaca haya encontrado aun a los responsables.
El hecho fue condenado por líderes judíos en Polonia y a lo largo de todo el mundo. "El robo de un objeto tan simbólico es un ataque al recuerdo del Holocausto y una intensificación de esos elementos a quienes les gustaría retrotraernos a días más infaustos", protestó ayer Avner Shalev, titular de Yad Vashem, la institución israelí que recuerda el asesinato de millones de judíos.

El cartel de hierro de cinco metros de largo y cuarenta kilos de peso estaba ubicado en el campo de concentración en el sur de Polonia, donde más de un millón de personas murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Fue destornillado de un extremo y arrancado del otro, precisó la vocera policial Katarzyna Padlo.

Según las primeras investigaciones, desapareció antes de las cinco de la mañana y los ladrones, al parecer, conocían bien el lugar. Para encontrar alguna pista, las autoridades ofrecieron una recompensa de 1.200 euros a quien pudiera asistir en la investigación.

"Haber colocado esa inscripción en la entrada del campo de exterminio, donde la esperanza de sobrevivencia estaba reducida a nada, mostraba el cinismo atroz de los nazis", dijo Pawel Sawicki, vocero del museo de Auschwitz. El eslogan vulgarizado por el pastor alemán Lorenz Diefenbach, muerto en 1886, en su libro Arbeit Macht Frei, fue retomado por los nazis en 1930.

Comentá la nota