Se roban la tierra fértil de un predio municipal

Con palas mecánicas y camiones se llevan la capa superior del suelo. El terreno afectado es el bosque de eucaliptos y olmos que linda con los piletones. El lugar luce abandonado desde hace años.
La plantación de árboles contigua a los piletones del sistema norte de tratamiento de aguas servidas está jaqueada por la tala indiscriminada y el saqueo de la capa fértil de tierra, sobre todo debajo de los olmos y los eucaliptos que la componen. La parte superior del suelo sería utilizada luego en los hornos de ladrillo, como insumo, de acuerdo a la presunción que tienen en la comuna.

El lunes a la mañana, la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable visitó el lugar. El concejal Gastón Massari Copes, el presidente, y el resto de sus integrantes, los frepamistas Marcos Cuelle y Cristina Requejo, y los justicialistas Rubén Santillán y Silvia Pérez Roldán se llegaron al predio luego de recibir varias quejas de vecinos de la zona preocupados por el abandono del terreno y la depredación de los árboles y el suelo.

Al llegar, se encontraron con tres camiones y una pala mecánica que estaban "trabajando" entre la arboleda. Los intrusos, ni bien vieron llegar a la comitiva, abandonaron el predio, mientras desde el celular de uno de los concejales se daba parte a la policía. "Todavía no tenemos la confirmación exacta de quiénes eran pero cuando la tengamos la daremos a conocer. Estamos seguros que el destino final de esa tierra es la fabricación de ladrillos, pero no podríamos precisar si quienes la sacan son horneros o terceros que se las venden a ellos", dijo ayer Massari Copes.

El culpable.

Pero el presidente de la comisión fue tajante en culpar al municipio por la situación. "El principal culpable allí es el municipio, que abandonó el lugar desde hace años. No explicaron que eso es un predio municipal y que los árboles son una barrera natural para los piletones. Desde hace años está abandonado, es catastrófico", sostuvo.

El Concejo se abocará en los próximos días a darle forma a un proyecto tendiente a conservar ese y otros sitios poblados de árboles. "Es un recurso, el árbol, que es valiosísimo y se los está depredando. Pero antes de pensar en multas, hay que pensar en resguardar el predio, cerrarlo, y explicarle a los vecinos cuál es el valor que tiene", sostuvo.

Una alternativa sería cercarlo -antes lo estaba pero los alambrados están destruidos- y colocar un agente municipal como consigna, según opinó. Incluso se mostró partidario de colocar un guardaganado en alguno de los caminos de acceso para impedir el ingreso de los camiones.

Ayer, en horas de la tarde, este diario visitó el lugar y pudo advertir, además de los efectos de la tala indiscriminada, ya denunciada en esta hoja, las huellas que dejaron los camiones y la pala mecánica. Los vecinos de la zona están preocupados porque la cortina de árboles ya no impide el avance del fuerte olor de los piletones los días en que el viento está del norte, pero además temen que los árboles queden descalzados y caigan, provocando un accidente.

Comentá la nota