Roban dólares y alhajas en General Acha

Una ardua tarea investigativa ocupa y preocupa a las fuerzas de seguridad y la población achense, tras un fin de semana atípico, dado que se caracterizó por la actividad delictiva. Hasta ayer había cuatro detenidos como sospechosos del primer robo, en tanto se realizaban las pericias para determinación de otros participantes en los restantes delitos.
Como informó este diario en su edición de ayer, el primero ocurrió supuestamente en la madrugada del sábado en la vivienda perteneciente al hotel Los Molles, ubicado frente a la ruta nacional 152, unos tres kilómetros al este de la ciudad.

Mientras sus propietarios se hallaban en el lugar de trabajo, los maleantes violentaron una abertura por la que al menos habría ingresado un individuo que se alzó con un botín de aproximadamente 23 mil pesos en efectivo que se hallaban en interior de la casa.

Las investigaciones policiales se orientaron con un grado de precisión que permitió detener a cuatro personas acusadas de haber incursionado en ese delito.

Dólares.

La secuencia se prolongó ya entrada la madrugada de ayer, cuando Jorge Culla regresó del trabajo a su domicilio de la calle Larrea casi Garrido y notó que habían violentado una abertura. De inmediato pudo observar que personas extrañas habían ingresado al inmueble, ya que se hallaba todo desordenado.

Aunque la mayoría de los muebles y otros artículos de valor, como los electrodomésticos, estaban en sus respectivos lugares, el perjudicado pudo notar que se habían llevado un sobre que contenía cuatro mil dólares que destinaba a una operación inmobiliaria. En el rastreo, también comprobó que le habían robado dos cadenas con medallas de oro y algunas prendas de cama.

Las pericias que se iniciaron en forma inmediata permitieron a la policía determinar que los supuestos autores habrían permanecido en las adyacencias de la casa, en Larrea 127, hasta su incursión cuando la familia se retiró del hogar.

Las huellas dejaron notar que al menos dos delincuentes ingresaron al inmueble a través de un tapial y luego de lograr su cometido salieron también por la empalizada, aunque todavía se desconoce su identidad.

Alhajas.

Entre la noche del sábado y la mañana de ayer, Graciela Lana estuvo fuera de su domicilio de San Martín 543. A su regreso también encontró desorden en el interior, donde habían ingresado desconocidos supuestamente en búsqueda de dinero.

Pero al no hallar el efectivo, los maleantes –también desconocidos hasta el momento– se llevaron una serie de alhajas, un reloj de alto valor económico y afectivo y artículos de perfumería.

En torno a estos dos últimos hechos, en la labor investigativa solamente se habla de suposiciones, pero en todos los casos también habrían participado directa o indirectamente personas que conocían la existencia de los valores finalmente saqueados y los autores aprovecharon la ausencia de los moradores para cometer tales delitos.

Comentá la nota