RIVER/ PIPO Y SUS ENANOS - ¡Alto ahí!

Gorosito considera que River es un equipo bajo y aspira a frenar la caída futbolística del último semestre con refuerzos de buena talla y cabeceadores en toda la cancha. Por ahora, el DT busca pero sólo encuentra dolores de cabeza...
El River que agarró Néstor Gorosito es como Blancanieves: tiene sus enanos. Ferrari, Villagra, Ahumada, Abelairas, Augusto y Buonanotte están en la mente de Pipo como potenciales titulares, pero al técnico no le dan las cuentas. Con ellos en cancha, River es un equipo muy bajo: entre los seis alcanzan un promedio de altura de 1,70 metro. Por eso, más que con el ojo, el DT busca refuerzos con la cinta métrica en la mano.

"El fútbol de hoy es tan parejo y competitivo que tal vez hacés el desgaste todo el partido, manejás la pelota, atacás... Y te meten un centro, te ganan de arriba y perdés el partido", explica Gorosito. Tiene razón. En el Apertura, River perdió muchísimos puntos por dejar cabecear al rival o no marcar bien en los córners o tiros libres en contra. Los casos más notorios fueron el gol de Viatri en el clásico (0-1), el de Desvaux en Jujuy (0-1), el de Insaurralde (convirtió el empate de 1-1 de Newell's), el de Sabia (parcial 1-1, luego Ortigoza gritó el segundo de Argentinos) y el de Boselli en la última fecha ante Estudiantes (la jugada del 1-1 fue provocada por un mal rechazo de Musacchio). En total, en el torneo pasado, a River le hicieron siete goles en pelotas parada y otros cuatro de cabeza.

Pipo busca tapar las grietas de la azotea del equipo. Los directivos coinciden, incluso pretenden un arquero de físico más imponente que el de Ojeda: el ideal es Mariano Andújar (1,94), un imposible. El entrenador apunta fundamentalmente a la incorporación de un central "cabeceador". Quiere a un Tano Gutiérrez, un Ruggeri o (salvando las diferencias) un Schiavi. No es que River no tenga defensores altos, porque Cabral, Quiroga y Gerlo superan 1,80 metro, pero Gorosito busca alguien más fuerte en el juego aéreo. De los accesibles para el bolsillo agujereado de River, a Gorosito le gusta Andrés Scotti (1,83), el charrúa de Argentinos, y también lo seduce el nombre que empezó a circular en las últimas horas: Agustín Alayes (1,84), el flaco ganador de Estudiantes y hombre de goles importantes. Otro que aparece ahora en carpeta es el aguerrido chileno Sebastián Rocco, de Gimnasia de Jujuy, que mide 1,88.

El medio es el sector más desequilibrado en altura. Justamente por ese motivo Pipo les sugirió a los dirigentes a Juan Mercier (1,85), volante central por naturaleza aunque polifuncional y cabeceador en toda la cancha. Y entre ambas partes avanzaron para intentar contratar a Cristian Fabbiani, un 9 de 1,89 que junto con rl Loco Abreu podría monopolizar el juego aéreo ofensivo.

Tal vez el paladar negro del hincha de River no deguste con agrado esta búsqueda, pero hay un par de botones de muestra que le dan la derecha a Gorosito: 1) River sólo ganó dos partidos en el Apertura (Central e Independiente) y en ambos casos lo hizo con goles de cabeza, de Tuzzio y de Falcao, respectivamente; 2) los mejores juegos del equipo de Simeone en la segunda parte del año fueron con Abreu en cancha (ante Defensor y las Chivas por la Sudamericana). En fin, la altura no es sinónimo de éxito. Pero ayuda.

Pipo llegó con la misión de levantar a River. Y claro, cuanto más alto, mejor.

Comentá la nota