| RIVER / ORTEGA: REGRESO EN DUDA"Estoy en el medio"

El Burrito no quiere meterse en la negociación de Independiente Rivadavia y River: "Lo tienen que resolver entre los dirigentes", dice.
Hace nueve años, recién llegado de Italia a su humilde casa en Jujuy, se disfrazaba de Papá Noel para una producción de Olé y pedía volver a River para compartir la cancha con Saviola y Aimar. Hoy también está lejos de Núñez, no tanto como cuando vestía la camiseta del Parma, pero prefiere el silencio. "¿Qué te puedo decir? Yo estoy en el medio de todo. Es una situación que tienen que resolverse entre dirigentes", responde y se excusa Ariel Ortega amablemente ante el llamado de este diario.

Su regreso a River, anunciado por los directivos a Néstor Gorosito, hoy está más lejos que cerca por una cuestión económica. El pedido de 1.500.000 dólares de parte de Independiente Rivadavia para dejarlo volver seis meses antes de lo firmado provocó que Mario Israel se comunicara con Daniel Vila, presidente del club mendocino, para avisarle que no estaban dispuestos a desembolsar tanto dinero y que daban por terminada la cuestión. Para River es un costo excesivo, pero desde la Lepra explican que ellos no sólo invirtieron en el préstamo y el contrato sino que también la llegada del jujeño les generó otros gastos y también les trajo nuevos sponsors a los que deberían indemnizar si el 10 se fuera de Mendoza.

Aunque en las charlas oficiales por el momento cerraron la historia, los dirigentes no quieren ponerle un punto final. "Siempre va a estar latente la posibilidad de hablar con la gente de Mendoza", manifestó Israel mientras en el Monumental especulan con que todo puede cambiar si Ortega se involucra en la negociación. "Si el Burrito mete presión para irse, podemos arreglar por menos plata", explicó un directivo. Sin embargo, desde el entorno del ídolo descartan esa posibilidad: "Ariel no le va a decir a Vila que se quiere ir por una cuestión de respeto y porque tiene un contrato firmado que tiene que cumplir. Si entre River e Independiente no se ponen de acuerdo, se quedará allá hasta junio".

Así, como el propio Ortega cuenta, está en el medio. Dividido entre el compromiso asumido con Independiente Rivadavia y su amor incondicional por River. Entre los sueldos que cobra por adelantado en Mendoza y la deuda que todavía tienen los de Núñez con él. Entre ir por el ascenso a Primera con el ahora equipo de Ribolzi y la ilusión de cada Copa que ahora encabezará Pipo.

¿De qué lado quedará?

Comentá la nota