RIVER / EL OGRO REPARTE A DOMICILIO - "No tiene nivel para jugar la Copa"

Fabbiani eludió la autocrítica por la caída ante Nacional y pegó: "Acá tenemos que pasarlos por arriba". Ah, y también avisó: "A Boca le tocó un grupo más accesible".
"Nacional no tiene nivel para jugar la Copa, de local tenemos que pasarlos por arriba del minuto 1 al 95...".

Está en la naturaleza de Cristian Fabbiani ponerles IVA a sus sentencias. Jugar con la exageración y sacar provecho de ella, incluso aunque vaya a contramano de lo real. Le encanta provocar. Por eso antes de salir al Centenario se ocupó de contarle a la prensa uruguaya que, además de River, era hincha de Peñarol. Y ayer, una vez más, usó su habitual verborragia. Tras el duro revés sufrido en Montevideo ante Nacional, Shrek buscó restarle credibilidad al 0-3 ridiculizando el status del equipo uruguayo y menospreciando su labor en el Centenario. "No es rival para River, no estuvo a nuestra altura... El que nos trajimos de Montevideo fue un resultado muy mentiroso, en ningún momento nos sentimos superados", quitó mérito el delantero. Y fue apenas el comienzo de su show...

Irónico, desafiante, pícaro y motivador, el Gordo recurrió al peso de su mensaje no tanto para sostener una verdad sino para convencer. Y como sucede con todo gran orador, su hablar elocuente y su talento creativo para elaborar exageraciones lo ubicó nuevamente en el centro de la escena, un rasgo que ya lo erigió como una de las banderas del equipo de Gorosito incluso antes de incorporarse a River. "Yo no sé de qué hablan. Tuvimos la pelota durante los 90 minutos. Nacional llegó cuatro veces e hizo tres goles, ni ellos se lo imaginaban", minimizó.

Sin pelos en la lengua -ni una autocrítica acentuada-, el delantero destacó el nivel de juego de River en Uruguay y manifestó la insatisfacción que reinó en el vestuario perdedor tras un traspié que complicó el futuro del equipo en la Libertadores. "Todos estamos amargados por cómo se dio el partido. Estamos tristes porque se jugó bien y se perdió. El equipo está rindiendo, pero tenemos que saber que la Copa es un campeonato aparte", argumentó el Ogro, con la valija a medio armar para su minipretemporada tandilense (ver Se va a...).

La gente lo admira. Y él, entre autógrafos, fotos y saludos, ratificó desde sus palabras que sabe bien en dónde dejarse querer y a quiénes sacar de quicio: "No sé si fue justo, pero se perdió... A Boca le tocó un grupo más accesible, pero no es una excusa. Para salir campeón de la Libertadores tenés que ganar todos los partidos", insistió Fabbiani, que estará de baja contra San Martín de Tucumán por acumulación de amarillas. Como acto reflejo, zambullido en el análisis del partido, sacó el pecho por su compañero Barbosa (falló en dos de los tres goles uruguayos) y lo respaldó de un área a la otra. "A Mariano lo tenemos que bancar a morir, está atajando muy bien y la culpa no es de él: va desde donde estoy yo hasta el arquero", afirmó.

Consciente de que la tabla de posiciones refleja a River penúltimo en el Grupo 3 de la Copa, con sólo tres puntos conquistados y una diferencia de goles de -3 en su haber, el Gordo asintió: "Sí, lo que viene es de vida o muerte". Y apuntándole otra vez a Nacional, largó: "De local, hay que salir a pasarlos por arriba. Es fácil".

Comentá la nota