RIVER - SAN MARTIN (T) / CANIO: EL NUEVO MATADOR - "Quiero ser como Salas"

El delantero de los tucumanos ya se imagina apoyando la rodilla en el verde del Monumental. Eso sí, no le importa que no sean los hinchas de River los que festejen: "Espero que me insulten"..
La asociación suele ser libre, básica y hasta un tanto aburrida. Si sos chileno, te movés cerquita del arco contrario y ya hiciste goles en el fútbol argentino, dalo por hecho, la sombra de José Marcelo Salas estará contigo. Más aún si de la nada, qué desfachatez, le escapás al anonimato con un hat-trick que liquida a un grande como Independiente. Ahora bien, entre Cristián Canío y el verdadero Matador hay más similitudes de las que muchos creen. Sí, más que las de ser chilenos y goleadores.

Al igual que Salas, el delantero de San Martín de Tucumán se formó en las Inferiores de Deportes Temuco, aunque la diferencia es que Canío sí llegó a debutar en la Primera de dicho club. Fue en 1997, justo cuando Marcelo ya iba tomando forma de ídolo al obtener el tricampeonato y la Supercopa con River. Cosas del destino, de partidas y retornos, Canío siguió los pasos de Salas y Salas volvió a la Universidad de Chile. Y ahí sí, en el 2006, se cruzaron los caminos. "Todos sabemos lo que es Marcelo como jugador, pero por sobre todas las cosas yo resalto a una gran persona. El me ayudó muchísimo cuando llegué a un club grande como la U. Fue muy importante", cuenta el punta de 27 años, cuyo derrotero también incluye pasos por O'Higgins, Cobreloa, Everton (fue campeón y goleador del equipo) y Atlante de México. Y se lamenta: "Desde que llegué a Tucumán no pude hablar con él, pero no faltará oportunidad. Cada vez que nos encontramos en Chile compartimos un montón de vivencias".

Pero las coincidencias entre estos dos chilenos no se acaban del otro lado de la Cordillera. ¿Que de éste los unen los colores de las camisetas de River y San Martín? OK, ésa está cantada, ningún hallazgo. La perlita, en todo caso, tiene que ver con que ambos debutaron en el fútbol argentino en la misma cancha y contra el mismo rival (en Parque Patricios frente a Huracán) y que al segundo partido ya se tutearon con nuestras redes. Salas le convirtió a Boca, nada menos, y Canío le clavó un triplete al Rojo, nada menos. "Nunca imaginé tener un arranque así, fue como algo soñado. Eso sí, desde un primer momento aclaré que no venía como un salvador ni nada que se le parezca. Sólo pretendo aportar toda mi experiencia para que San Martín se quede en Primera", explica Cristián, quien a la hora de afrontar los grabadores enseña otra semejanza con el Matador de los viejos tiempos. Introvertido al mango, un tanto seco con la prensa y poco amigo de los flashes, vale saberlo, Canío meditó durante un par de horas antes de aceptar este reportaje con Olé.

-No convertís desde aquel triplete con el que sorprendiste a todos... Mirá si justo te toca cortar la racha en la cancha donde brilló tu ídolo.

-Ojalá. Yo quiero ser como Salas. Y en una de ésas, el Matador me trae suerte esta tarde. Aunque lo más importante es que nos llevemos un resultado importante de una cancha dura.

-¿Por qué pensás que entraste en sequía?

-La verdad, no sé. Son cosas que pasan. El equipo está jugando bien, consiguiendo resultados, pero a mí no me está tocando convertir. Igual, siento que de a poco me voy adaptando al fútbol argentino y que estoy bien en lo físico, incluso mejor que cuando me tocó marcarle a Independiente. Ojalá que hoy vuelva a meterla...

-Ya te sufrió Independiente. ¿Sos de agrandarte cuando enfrentás a un equipo grande?

-Creo que es una motivación extra para cualquier jugador. Bah, al menos para mí lo es. Y más si es de visitante. Por cómo veo al equipo, por cómo nos preparamos en la semana, considero que estamos listos para hacer un gran papel y dar alguna sorpresa en el Monumental.

-¿Cómo te imaginás el partido?

-Tengo la sensación de que saldrá un lindo partido, abierto y con goles. River viene de recibir un duro golpe en la Copa Libertadores y tratará de reponerse ante su gente. Saldrá a ganar como sea y nosotros, por estilo, no vamos a meternos contra un arco.

-¿Te pusiste a pensar que podés amargar a los hinchas que deleitó Salas?

-Claro que lo pensé y ojalá suceda. Trabajé muy duro durante toda la semana para llegar en condiciones a este partido y espero que los hinchas de River me insulten. Porque eso sería lo mejor para San Martín.

Comentá la nota