RIVER / EMPEZO UN NUEVO CICLO - Pipo Noel

Es oficial: Néstor Gorosito firmó su contrato y es técnico de River. Su mejor regalo será devolverle el alma, el juego y la identidad al equipo. Ve a Ojeda en el arco y a Abreu como líder. Y espera por refuerzos.
Navidad significa nueva vida. Eso es lo que busca River con Néstor Gorosito: renacer. Tal vez por casualidad o por obra del destino, Pipo terminó firmando su contrato en las vísperas navideñas. Es algo así como la llegada de Papá Noel, pero flaco, sin barba y con rulos morochos. Es Pipo Noel. Y llegó a Núñez con la bolsa repleta de ilusiones.

Gorosito tiene la misión de regalarle al hincha de River un equipo ganador, pero es un Papá Noel del subdesarrollo: no cuenta con muchos recursos. En primera instancia, agarra un plantel anímicamente por el piso, no muy rico futbolísticamente y sin identidad de juego. Ese será el primer trabajo forzoso de Pipo: "River tiene una identidad de ataque por genética y trataremos de respetarla. Así lo indica la historia del club y así lo siento yo. El librito nuestro es simple: tratar de que juegue el que juega bien. Esperemos encontrar el equipo rápido para ir generando seguridad", dijo el DT anoche en 100% River por La Red.

A pesar de que asumirá sus funciones a partir del 5 de enero, cuando el plantel regrese de las vacaciones, Gorosito ya empezó a delinear el equipo. Al menos con los jugadores que tiene por el momento. Ayer, antes de las 16.30 en el primer piso del Monumental, Pipo firmó el contrato con River por un año. Después de poner el gancho, acompañado por sus colaboradores y amigos, Cacho Borelli y Gustavo Zapata, Gorosito charló con JM Aguilar, Mario Israel y el vice Domingo Díaz. Entre ambas partes hicieron, otra vez, una especie de mapa del plantel. El técnico les dijo que ningún jugador le parece intransferible, y los directivos le avisaron que "uno o dos vamos a vender". También, Aguilar y compañía le aclararon a Pipo que sólo después de efectuar una transferencia (los que tienen más chances son Falcao, Buonanotte, Ponzio y Ahumada) irán en busca de los refuerzos. "Nos dijo que todos se pueden reemplazar. Incluso, que si Ahumada y Ponzio no son vendidos, no se haría problemas si no llegan Mercier o Guiñazú", comentó un directivo muy informado sobre la reunión. Además, Gorosito dejó otra confirmación: "El arquero va a ser Ojeda".

Pipo Noel está enchufadísimo. Aunque hay algo que no trae en su bolsa navideña: líderes. Y si no llegan refuerzos. ¿Quién va a ser el líder? Con la salida de Tuzzio y la frustrada vuelta de Ortega, el mando le queda servido a Sebastián Abreu, quien fue compañero del flamante entrenador en San Lorenzo. Su perfil encaja perfectamente afuera de la cancha, por el respeto que le tienen sus compañeros, por su experiencia y por sus sabias palabras. Pero ¿es líder adentro de la cancha? Transmite optimismo y personalidad ganadora, aunque su participación en el juego se limita al juego aéreo y a terminar las jugadas. Por posición y características no puede cargarse el equipo al hombro: depende de que le llegue la pelota. Otro referente es Ferrari, por antigüedad en el club y por actitud. Y su puesto y función tampoco es determinante. Por eso, Pipo tiene el desafío de encontrar en River a un jugador eje, como lo era Ortigoza en Argentinos. Alguien que traslade sus ideas con el ejemplo. "Hay dos formas de jugar al fútbol. Bien y mal. Nosotros queremos jugar bien. Pero eso no significa hacer chiches con la pelota. Es trabar, cabecear, pegar una patada cuando hay que pegarla", dice el DT.

Gorosito también apunta al clima del vestuario, tenso desde hace tiempo en River. "No me gusta ver caras largas, que no se hablen. Busco generar buen clima". Y claro, Pipo Noel quiero mucho jo, jo, jo...

Comentá la nota