RIVER / EL BURRITO: DEFINE SU FUTURO - "Vuelvo a mi casa"

¿A River? No, por ahora a San Isidro. Ortega rescindió el préstamo con Independiente de Mendoza y, aunque en Núñez le abrieron las puertas, él se quiere tomar un tiempo. "En junio veremos", comentó el ídolo, que tiene varias ofertas.
Ariel Ortega no es más jugador de Independiente Rivadavia. El préstamo que los vinculaba fue rescindido de común acuerdo. ¿Vuelve a River? En teoría es lo que corresponde, su pase pertenece al club de Núñez, adonde ya le abrieron las puertas. ¿Y en la práctica? ¿Será así? Hasta el próximo Apertura no puede jugar oficialmente. ¿Mientras tanto se entrenará con el plantel de Gorosito?

"¿Mi futuro? No sé. Ahora vuelvo a mi casa, a Buenos Aires, a estar tranquilo con mi familia, con mis hijos. Después veré que voy a hacer en junio. ¿River? Mi pase pertenece a River. Se verá en junio cuando llegue el momento del próximo campeonato. Todavía hay que esperar", fue la ambigua respuesta que dio el Burrito apenas salió del vestuario donde se despidió de sus ahora ex compañeros. Ante la consulta de Radio Nihuil, el jujeño no aseguró que la banda roja vaya a ser su próxima camiseta sino que dejó todo en veremos...

Los insultos que recibió en la práctica del miércoles mientras jugaba para los suplentes (le dieron dos fechas por la roja ante Quilmes) se transformaron en el desencadenante de una decisión que venía madurando. El jueves, antes de cambiarse, habló con Daniel Vila y le manifestó su intención, a lo que el presidente de Independiente accedió. "Con Ariel terminó todo bien. Acá no habrá reclamos económicos por parte del club ni de él hacia nosotros. Fue una decisión dolorosa", contó Vila. Así se terminó la historia mendocina del Burrito y comenzaron las especulaciones.

Mientras la noticia causaba sorpresa en el Monumental, donde dirigentes, cuerpo técnico y compañeros manifestaban alegría por el ¿regreso?, Verón, Federico Domínguez y hasta Gonzalo Ludueña se preguntaban si el jujeño podría sumarse a Estudiantes, Nacional de Montevideo o San Martín de Porres en los octavos de la Copa. Al haber transcurrido ya más de un tercio del Clausura, la camiseta de River no se la puede poner hasta dentro de tres meses, cuando comience el próximo Apertura.

¿Pero será River el destino que está en la cabeza del ídolo? Gorosito y su cuerpo técnico no tiene problemas en sumarlo ya a las prácticas. Es más, hasta piensan que el martes podría presentarse en Ezeiza. Sin embargo, por el momento no hubo contacto oficial entre la dirigencia y el jugador. Y, como contó el propio Ortega, su intención es reencontrarse con su familia y hasta es muy posible que se tome unos días de vacaciones. "Ariel necesita pasar tiempo con sus hijos, estar tranquilo y mejorarse. No está pensando en el fútbol ni está para ponerse a jugar ya", comentó un allegado al Burrito, a quien no le faltan ofertas para irse al exterior. Estados Unidos y los países árabes son los destinos más tentadores desde lo económico, un punto que el jujeño pretende evaluar teniendo en cuenta que por su edad (35 años), el retiro está cada vez más cercano.

¿Y qué piensan en Núñez? Gorosito lo quiere. Insistió por él luego de las derrotas en los superclásicos de verano y lo cuenta para el segundo semestre. Los dirigentes, a pocos meses de las elecciones, también imaginan al ídolo con la camiseta de River y descartan cualquier otra posibilidad. Sin embargo, todavía no hablaron con el propio Ortega para saber cómo está y qué quiere hacer. La novela del verano, cuando de un día para el otro pasó del regreso anticipado a quedarse en Mendoza a cumplir con el préstamo, lo afectó anímicamente. Lejos de su familia, volvieron los altibajos personales, su nivel futbolístico cayó, perdió el amor de los hinchas mendocinos y esa historia se terminó.

Entonces, ahora, lo cierto es que Ortega vuelve a su casa. La de San Isidro

Comentá la nota