River y Boca, una pasión que late en todo el país

Se enfrentan en el Monumental desde las 16.15. Llegan con realidades opuestas.
La magia del Superclásico recorrerá esta tarde cada rincón de la Argentina. Desde las 16.15, por la décima fecha del Apertura y con presentes muy distintos, River y Boca se verán las caras en el Monumental, pero la pasión que despierta este choque, el más importante de nuestro fútbol, se desparramará por todo el país, como siempre sucede.

River llega inmerso en una crisis de la cual no ha podido salir pese al cambio de técnico. Néstor Gorosito tiró la toalla, Leonardo Astrada llegó para apagar el incendio, pero la situación no ha variado, porque el equipo está cerca de la cola, lejos de los primeros puestos y lejos también del nivel que pretenden sus hinchas y los propios jugadores. En tiempos en los cuales todo sale al revés, el domingo pasado, ante Huracán, se observó una pequeña mejoría. Al menos, el conjunto del "Jefe" mantuvo su arco en cero y generó situaciones de gol. No las concretó, terminó igualando en Parque Patricios y aunque la búsqueda de un triunfo quedó trunca una vez más, algunas opiniones encontraron aspectos positivos. Por supuesto, tratándose de un grande, nadie se conforma con éso. Lo que precisa River es ganar, empezar a curar sus heridas, modificar este ambiente de pesimismo y de bronca que ha generado con pálidas actuaciones y magros resultados.

Boca pide pista

La ocasión se le presentará en su cancha y frente a su archienemigo futbolístico, Boca, que, en cambio, viene pidiendo pista luego de un arranque negativo. Tres éxitos consecutivos les cambiaron el semblante a Alfio Basile y a sus dirigidos. La recuperación empezó contra Vélez, continuó ante Racing en Avellaneda y se extendió con el 2-1 sobre Tigre, en el estadio de Vélez, donde Nicolás Gaitán anotó los dos tantos y asomó como una alternativa más en el ataque azul y oro. Aquellos rumores referidos a la continuidad del "Coco" ya no se escuchan. A la hora de sostener al técnico en un momento difícil, referentes como Riquelme, Palermo y Battaglia respondieron en la cancha de acuerdo a las condiciones que se les reconocen, mientras que el resto acompañó la evolución y sacó a Boca de las sombras. Igualmente, para acercarse más a la pelea por el título y para trepar escalones en la tabla general, harán falta nuevos capítulos como los recientes.

Uno está mejor que el otro, en el plano anímico y en el puramente futbolístico. Eso es real. Lo reflejan la tabla y los antecedentes inmediatos. Sin embargo, las exigencias y las presiones del desafío se reparten, porque la obligación de ganar pasea por ambas veredas. Además, este no es un partido más, sino uno diferente al resto. Entonces, cualquier análisis previo queda reducido a la mínima expresión. Lo que importa tiene fecha, hora y lugar: hoy, a las 16.15, en el Monumental. Allí, cuando la pelota ruede, sobrarán las palabras. Y hablará el fútbol.

Comentá la nota