RIVER / EL ARQUERO: SE DEJO CONQUISTAR - "Se me pone la piel de gallina"

El aliento de los hinchas le hizo cosquillas al nuevo dueño del arco y se sorprende porque ya lo ovacionaron. "Que la gente me trate así es un orgullo", cuenta el 1 que sufrió con Ronaldinho.
"No, acá no hay de esa clase de delanteros. Habrá, sí, uno o dos muy buenos, pero no del nivel de Europa". A Mariano Barbosa le tocó el arco más grande de la Argentina, como lo dimensionó antes de su debut en Perú, pero para beneficio propio de este lado del mundo no tiene que cruzarse con tipos como Henry, Messi, Cristiano Ronaldo, Zidane, Ronaldinho o Beckham, a los que sí enfrentó cuando atajaba en Villarreal. "Ronaldinho fue el más complicado porque no sabés lo que va a hacer. Y también Messi. Tiene un arranque terrible y puede salir para cualquier lado", comenta. Pero ellos son parte de su pasado. Hoy, su cabeza está puesta en Vélez. O más precisamente, en Larrivey y el uruguayo López: "Todavía no los tengo muy estudiados. Pero sé que es un equipo equilibrado en todas sus líneas. Igual, nosotros debemos pensar en lo nuestro, nada más".

-¿Se sacaron una mochila al ganarle a Arsenal?

-Sí, pero hay que seguir demostrando todos los domingos, de lo contrario no sirve de nada ganar un partido y no mantener ese rendimiento y actitud.

-¿Y para vos cómo fue tu debut en el Monumental como arquero de River?

-Me sentí muy bien. En Perú no me habían llegado tantas veces y por ahí no me tocó tener mucho trabajo. En cambio, el domingo me exigieron más y me sentí cómodo.

-¿Qué sentiste al entrar a la cancha?

-Entré tranquilo, pero es una cosa de locos jugar en una cancha con tanta gente a tu favor, nunca me había pasado. Estaba llena.

-¿Qué fue lo que más te sorprendió? desde que llegaste?

-Eso, la gente. Sobre el final del partido del domingo pude mirar unos minutos hacia las tribunas y era impresionante. La verdad, me paralicé. Y se me pone la piel de gallina de pensar en vivir eso todos los partidos. Es impresionante.

-¿Te sorprendió el cariño de los hinchas, que te ovacionaron mientras hacías la entrada en calor?

-Sin duda. Yo recién llego al club y que la gente me trate así es un orgullo, más por todo lo que significa River. Igual, sé que eso me lo tengo que ganar en la cancha. Hay que hacer las cosas bien porque si no...

-¿Y en la calle te pasa lo mismo?

-Sinceramente, no te sabría decir porque no salgo mucho, me gusta estar tranquilo en mi casa con mi mujer y con mi hijo.

-¿Pero te cambió algo jugar en River?

-Sí, eso lo tengo claro, la camiseta de River es muy importante y te da reconocimiento. Y mucha responsabilidad también.

-¿Te imaginabas que tan pronto ibas a ser el arquero titular?

-No, pero yo vine sabiendo que tenía las posibilidades de atajar. Por suerte me pude mostrar en Reserva, agarré ritmo, Gorosito me vio y se dio todo rápido.

-¿Y qué fue más difícil: volver al arco o entenderte con los defensores?

-En Perú fue complicado porque era mi primer partido con estos compañeros. Casi que ni había practicado con ellos y, entonces, no estás acostumbrado a cuestiones básicas de funcionamiento. Pero con los entrenamientos ya nos estamos conociendo y entendiendo mejor.

-¿Cómo te ves para mañana, en Liniers?

-Será un lindo partido y difícil porque Vélez es uno de los candidatos. Si nosotros mostramos la misma actitud que tuvimos contra Arsenal, no vamos a tener problemas. Si pudimos jugar así con dos jugadores menos, de entrada tenemos que demostrar el doble. Y así vamos a poder pelear el título.

Comentá la nota