RIVER / LA ARENGA: A UNA HINCHADA SEGUIDORA Todos unidos resistiremos

Los jugadores y Gorosito les pidieron a los hinchas que llenen el Monumental ante Lanús para jugarse la última ficha en el Clausura.
Los muchachos de Gorosito, ¿todos unidos resistiremos?

Contra Lanús, River se juega prácticamente la supervivencia en el campeonato, el último resabio de ilusión en un semestre -por ahora- frustrante. En ese marco, conscientes de que están ante una instancia determinante, los jugadores de Pipo meditaron el escenario dentro del vestuario y enfrentaron los micrófonos con un llamado de unidad y presentismo dirigido hacia los hinchas de River. Hoy más que nunca quieren la banca de la gente y que el Monumental explote de aliento. Claro, la asistencia masiva del público significará también una buena venta de entradas, que se traducirá en una saludable recaudación para las finanzas del club. Y en estos días de vacas flacas... "Estamos vivos y vamos a dar pelea hasta el final. La idea es que este domingo, con el apoyo de los hinchas, podamos salir adelante. El apoyo lo demostró en todos nuestros partidos. Incluso en el último partido de Copa, en el que se jugaba por nada, la parte de abajo de la popular estuvo casi completa. La invitación que hacemos nosotros es que la gente vaya, porque la ilusión está encendida en cada uno de nosotros y es visible en la tabla de posiciones", convocó el colombiano Falcao, el mismo que tras su gol contra Gimnasia de Jujuy se desahogó de cara a la platea Belgrano. ¿Se viene el uno para todos y todos para River?

"En estos momentos necesitamos de todos. La gente llena las canchas de local y agota las entradas cada vez que jugamos de visitante, el otro día lo hizo en dos horas... Queremos que sigan llenando la cancha, el sostén de los hinchas es importante", adhirió Gorosito como cabeza de grupo. El resto del plantel buscó otras maneras de entusiasmar a los hinchas. Nicolás Sánchez, resaltó la "gradeza" de defender la camiseta de River: "Estar en esta situación es feo, pero uno no deja de sentir orgullo por usar esta camiseta", sentenció. "Cada vez quedan menos fechas y necesitamos ganar: ya no hay tiempo de ponerse a pensar en lo que pasó sino en mirar para adelante. Lanús es un rival que está arriba y podemos acortar distancia. Por eso es muy importante la presencia de público, como pasó siempre", se sumó Ferrari.

Si hay algo que no se le puede reprochar al hincha de River es haber copado estadios. Después de terminar la temporada pasada primero en la tabla de venta de entradas, la recaudación en el Monumental se mantuvo alta incluso al partido siguiente de la eliminación copera: contra Gimnasia de Jujuy hubo 23.000 hinchas en el estadio poniéndole el hombro al luto. Sin embargo, el lógico bajón se sintió el último jueves de abril, ante Universidad San Martín de Perú, en la despedida formal de la Libertadores: con nada en juego, River sólo habilitó las bandejas medias y bajas, y mantuvo cerrada todo el anillo superior. Pero más allá de la bronca, los fanáticos que fueron cantaron por una victoria que no sirvió para nada.

El tema es que este equipo, lejos de sumar puntos, fue a Rosario y tiró más abajo el desánimo de los hinchas, que volvieron a asistir y a decepcionarse en cantidad (una constante de visitante): River perdió otra vez fuera de Núñez y complicó un poco más sus chances en el campeonato. ¿Y ahora? "Nos quedan siete finales y estamos enfocados en quedarnos con los tres puntos contra Lanús", afirmó Vega, a tono con el resto.

Como los políticos de cara a las elecciones, los jugadores de River también estuvieron de campaña en búsqueda del contagio de la gente. Con Boca naufragando en el torneo, quieren hacerse fuertes en el Clausura y saben que no les quedan demasiadas oportunidades para desaprovechar. Por eso, buscan que la gente juegue su partido tanto en las tribunas como en las boleterías. Pero ya lo decía el General: mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar...

Así, los muchachos de Gorosito quieren resistir todos unidos.

Comentá la nota