Rivas asumió su banca a más de un año del ataque

Rivas asumió su banca a más de un año del ataque
En noviembre de 2007, durante un intento de robo, fue brutalmente golpeado y quedó tetrapléjico. Kirchner fue a saludar al flamante legislador K.
Jorge Rivas juró ayer como diputado nacional, banca por la que fue electo en los comicios de 2007 y que no pudo asumir como consecuencia de una golpiza durante un asalto del que fue víctima en noviembre de ese año, en el marco de una emotiva sesión.

La asunción de Rivas contó entre otros con la presencia del ex presidente Néstor Kirchner; el ex jefe de gabinete, Alberto Fernández; y el ministro del Interior, Florencio Randazzo; quienes se ubicaron en uno de los palcos bandeja del recinto de la cámara baja.

Minutos después de las 16, el presidente de la cámara, Eduardo Fellner, le tomó juramento a Rivas, ante la ovación del público presente que colmó los palcos del recinto.

Rivas asumió, tras 18 meses de haber sido electo, ya que no pudo ocupar su banca porque sufrió un fuerte golpe en un asalto que lo dejó tetrapléjico y sólo puede comunicarse a través de una computadora equipada con un software especial, ya que sólo puede mover dos dedos.

El ex vicejefe de gabinete comenzó su día a media mañana, como lo hace habitualmente en su casa, y chequeó los mails a través de su computadora.

"Estoy muy ansioso", reveló Rivas a uno de sus allegados desde temprano cuando le preguntaban como se sentía ante la proximidad de la jura.

Cerca de las 13, se preparó para la ceremonia con un traje azul oscuro y corbata al tono y junto a su hermano Alejandro y su enfermera Dolores, se trasladaron al Congreso en auto.

Pero, la tradicional marcha de los miércoles de los jubilados frente al Parlamento demoró más de lo pensado su llegada al Congreso, a pesar de que Rivas vive en Paraná y Rivadavia, a sólo 4 cuadras.

Una vez que llegó al edificio, ingresó por la entrada de Combate de los Pozos y de ahí se trasladó -siempre acompañado por Oscar González y otros allegados-por uno de los ascensores de la planta baja al primer piso hasta llegar al estrado central del recinto para prestar juramento.

Allí, en el recinto, estaban sus padres, su esposa Sandra Cozzo y sus dos pequeños hijos Sebastián, de 10 años, y Pilar, de 5, que se sentaron en dos palcos ubicados frente al estrado principal.

"Rivas, presente. Argentina te necesita", rezaba uno de los carteles con los que los militantes y amigos de Rivas lo recibieron junto con claveles rojos en alto.

Cuando se acercó al estrado a prestar juramento, los papelitos y la emoción colmaron el recinto y se reflejaron también en la voz del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, quien se mostró muy emocionado y con la voz quebrada.

Pero, un error en el sistema de audio-texto con el que se comunica Rivas, a través del cual lo que escribe sale por el parlante, impidió que la computadora emitiera el sonido del "Si juro" aunque ese detalle quedó superado por la emoción.

"Ole, Ole, Ole, Jorge, Jorge", gritaban los simpatizantes del dirigente apenas se formalizó la jura.

Promediando la sesión, Rivas se ubicó finalmente en su banca, en la última fila del centro del recinto, a la que accedió a través de una rampa y permaneció allí un tramo de la sesión, acompañado por sus dos pequeños hijos.

Comentá la nota