"Con rivales como Kirchner o De Narváez hay que abrocharse los pantalones"

"Con rivales como Kirchner o De Narváez hay que abrocharse los pantalones"
El candidato de Proyecto Sur, la sorpresa en las encuestas, cree que en la Argentina el fraude y la corrupción son sistemáticos.
Comenta que aún hoy, "en invierno, con el frío", siente en las piernas algo de dolor, como secuela de los seis balazos que recibió a principios de los noventa. "En ese momento empecé a creer de nuevo", dice. "¿Se volvió religioso?". "No, lo digo en broma", replica Pino Solanas, al sentarse frente a un grupo de periodistas de Clarín. Las encuestas le vienen sonriendo al cineasta y candidato de Proyecto Sur, que a principios de los noventa militó contra las políticas de la presidencia de Carlos Menem, de quien dice que "ojalá que algún día el país se anime a juzgar".

En su última película casi que equipara a Menem con Kirchner...

Yo no hago excepción de nadie. Algunos tendrán más responsabilidad que otros. ¿Con qué motivo se reprivatizó el petróleo en 2007? -¿Sospecha de negociados?

¿Sospecho? Las valijas de 100, 200, 300 millones de dólares por parte baja. ¿Me das una explicación para haber extendido 30 años las concesiones? No existen más tontos, existen irresponsables. La argentinización de YPF en 2007 es un acto de corrupción y Kirchner tiene mucho que ver.

Se dice, "Pino se puso de moda".

Pero qué bien me viene (risas). ¡El esfuerzo que hemos hecho para ponernos de moda!

¿Hubiese ido a Tinelli?

No, no hubiera ido. Queremos distanciarnos de los vicios y la degradación de la política. A mí la caricatura política me gusta. Pero yo no hubiera ido. Que Tinelli tiene talento, es innegable.

¿A qué atribuye el crecimiento que indican las encuestas?

Incide mucho en nuestro crecimiento nuestra credibilidad.

¿Hubiese votado la 125?

Me hubiese inclinado por la abstención. El gobierno se negó a introducir una amplia investigación que permitió que las exportadoras registraran exportaciones que no habían hecho, sabiendo que se venían las retenciones. Fueron 1.750 millones de dólares amnistiados por la Presidenta. Y ella quería recaudar 850 millones.

En el parlamento, ¿va a negociar proyectos con el oficialismo?

No solo con el oficialismo. Detestamos la pequeñez y la mezquindad política. Vamos a apoyar todos los proyectos que sean un beneficio para el país. La intervención de este minibloque evitó la reprivatización de Aerolíneas. Ahora Ricardito Jaime hace compra directa de aviones. ¿Cuánto es la cometa?

¿Por qué no amplió su alianza?

Las propuestas de Proyecto Sur no son las de Ibarra. Tampoco son las de Heller. Por supuesto que coincidiremos en otros puntos. Con lo que no estamos de acuerdo es con un amontonamiento en vísperas de un comicio.

¿Con Carrió puede coincidir?

En algunos puntos sí. ¿Cómo no voy a coincidir en la defensa de la República? Pero en la mayoría, no. La Carrió llevó como candidata a senadora a María Eugenia Estenssoro, que sigue defendiendo las posiciones del padre, que fue el primer interventor de YPF de Menem. Y hoy lleva a Prat Gay que fue asesor del Morgan.

Siendo usted peronista, ¿por quién opta entre De Narváez y Kirchner?

Por ninguno. Por supuesto que puedo coincidir con Kirchner en muchas acciones que las considero correctas y que no son poco.

¿Por ejemplo?

Haber iniciado la reforma de la justicia fue excelente. Apoyamos el no al ALCA y la política internacional de la Argentina.

¿Y la reestatización de los fondos jubilatorios?

Por supuesto que la apoyamos. No se puede hacer negocios privados con la seguridad social.

¿La relación de Argentina con Chavez?

La Argentina no tiene destino sino en la UNASUR

¿Acuerda con el proceso de reestatización de Venezuela?

Por supuesto. Los grandes países del mundo tienen un núcleo estatal fuerte. Alemania lo tiene; en Francia, el 37 % de la economía es pública o estatal.

Las cámaras empresariales argentinas reaccionaron muy fuerte contra las estatizaciones de Chavez.

Fue exagerada, para buscar una mejor indemnización.

¿Cree que hay riesgo de fraude?

Teniendo adversarios de la talla de De Narváez y o de Kirchner, hay que abrocharse bien los pantalones. En la elección pasada, el sistema fue robar las boletas.

¿Cree que fue sistematico?

Fue un sistema, querido. Y cuando el sistema no funcionó, se llevaron las urnas, como le paso a (Luis) Juez.

Comentá la nota