De la Riva volvió cargar contra el contrato con los chinos

Pidió a la Legislatura que no prorrogue el plazo para que la empresa deposite el anticipo que comprometió. Afirmó que el contrato es un "mamarracho jurídico" y una "claudicación política".
El abogado Alejandro de la Riva cuestionó el pedido de la empresa china Tierra del Fuego Energía y Química SA de una extensión al 30 de septiembre del plazo en que debía depositar un anticipo de 30 millones de dólares por la planta productora de metanol que proyecta construir en el norte provincial.

Al respecto, sostuvo que "si a los legisladores les queda un dejo de decencia tendrían que decir que la ley fue incumplida"

De la Riva analizó que "la ley 774, a pesar de ser un engendro, le ponía un límite a esta descarada entrega de los recursos naturales, y el límite era el 30 de abril", por lo cual consideró que "no hay nada que arreglar, ya que el Tribunal de Cuentas o el Fiscal de Estado deberían decir que esto quedó resuelto el 30 de abril".

En esa línea, sostuvo que "son los legisladores los que tendrán que decidir esto, y espero que si les queda un dejo de decencia digan que la ley fue incumplida y que el contrato ya quedó resuelto".

El letrado observó que "los chinos piden plazo hasta el 30 de septiembre por la aceptación de la oferta y eso fue el día antes que venza el plazo". Y agregó: "Pero si se firmó el contrato el 30 de abril la culpa no es del fiscal de Estado, el Tribunal de Cuentas o La legislatura, porque la ley salió el año pasado y tuvieron más de 3 meses en redactar un contrato".

Por eso, insistió con que "si ese contrato tenía falencias gravísimas, no le podemos achacar la culpa al Tribunal de Cuentas, como hace Fernando Lin (representante del grupo inversor asiático)".

De la Riva cargó luego contra Lin y mencionó que "es un vendedor al por mayor de bisutería; nadie puede pensar que es accionista, es empleado de un montón de personas que tampoco son en definitiva los dueños".

En ese sentido, enfatizó que "lo que decía (la gobernadora) Fabiana Ríos que era una empresa privada, resultó que es la entrega de recursos a la República Popular China".

Asimismo, fustigó que "les vendemos el gas a tarifa subsidiada, para que se lo lleven. Lo único que nos falta es darles el beneficio de puertos patagónicos".

"Resulta que no hacen los pagos como habían dicho, no son capitales privados, debe ir a la Legislatura cuando ya está resuelto este contrato porque no se cumplió con la ley, ¿y otra vez vamos a dejar esto en manos de una Legislatura sospechada de corrupción, una nueva prórroga al contrato? ¿Hasta dónde vamos a tener que soportar que un grupo de inescrupulosos estén manejándose en este tipo de conciliábulo propio de los sinvergüenzas?", disparó. Y cargó también contra el legislador oficialista Manuel Raimbault: "¿Qué le pasa que se olvida de lo que decía en la época de RENASA?".

Por otra parte, respecto de la ausencia de dictamen del Tribunal de Cuentas tras el pedido de información a la Secretaría de Hidrocarburos (que derivó en una allanamiento judicial), el abogado riograndense expresó que "el representante del Gobierno en el Tribunal de Cuentas ya le debe haber dicho a Fabiana que hay un dictamen contundente del doctor (Claudio) Ricciutti, para que emprolije el chiquero". En esa línea, conjeturó que "es un secreto a voces que el Tribunal está partido; (Miguel) Longhitano y (Luis) Caballero están aferrados a pisar el expediente para que no salga porque estaban esperando el puente de plata, porque si tenían que emitir un dictamen iba a ser desastroso para la gobernadora".

Claudicación

Para De la Riva, el contrato "desde el punto de vista jurídico es un mamarracho y desde el punto de vista político es una claudicación", lo cual a su criterio "habilita al Tribunal a sacarse el problema de encima y mandar este chiquero a los legisladores".

"Esto se llama administración fraudulenta, es un escándalo y no lo quieren entender", lamentó.

Además, De la Riva respondió al comunicado emitido por el ARI Río Grande en el que se repudian sus declaraciones en las que se autodenomina "el primer ciudadano con ánimo destituyente", y manifestó que "solamente un par de infelices como Marisa) Montero y Gustavo Longhi pueden decir semejante estupidez, son un par de imbéciles". Y concluyó: "Ahora resulta que cuando le hacía el juicio político a (Jorge) Colazo por retener la coparticipación casi era un héroe dentro del ARI, pero cuando hago lo mismo con Ríos dicen que es por plata. No hay que darle entidad a estos imbéciles".

Comentá la nota